El PP se desmarca de la reforma de la piscina cubierta del Estadio al tener «dudas éticas»

Exteriores del Estadio. /Eduardo Argote
Exteriores del Estadio. / Eduardo Argote

Censura que el proyecto se adjudicará hoy al yerno de uno de los patronos del PNV en la Fundación Vital, que ha decidido abstenerse en la votación

Ander Carazo
ANDER CARAZO

La Fundación Estadio Vital adjudicará hoy el proyecto para la reforma integral del edificio de la piscina cubierta, con un presupuesto estimado de 2,5 millones de euros. De las 33 ofertas presentadas, finalmente se ha elegido la firmada por Jon Errasti, un arquitecto vasco residente en Londres que ha colaborado con el mismísimo Norman Foster. La votación saldrá adelante con la abstención o el voto en contra -aún está por decidir- de los cinco patronos nombrados por el PP de un consejo compuesto por quince personas. Y es que esta elección les plantea «dudas éticas», han indicado a EL CORREO. Si bien no ponen en cuestión la calidad técnica del proyecto, lo que censuran es que Errasti sea yerno de Koldo Eguren, miembro del patronato designado por el PNV y que, precisamente, ha sido «la persona que daba cuenta en el patronato del desarrollo del proceso».

Según los conservadores, Eguren «comunicó que se retiraba cuando quedaban los cinco proyectos finalistas, alegando su relación de parentesco con uno de los arquitectos del concurso» para renovar las dos piscinas interiores y construir una tercera pileta en las instalaciones de Paseo de Cervantes. Dirigentes del PP censuran «que no lo hiciese desde un primer momento cuando conocía que, entre la treintena de trabajos, se encontraba el de su familiar».

Fuentes de la Vital aclaran que en la última reunión que mantuvieron los patronos, se expuso «esta coincidencia» y que por las dudas que se pudiesen generar se elevó una consulta al Protectorado de Fundaciones del Gobierno vasco. Este ente autonómico respondió que no existían problemas legales al respecto y que la aprobación del contrato necesita únicamente el apoyo de una mayoría simple de los representantes del consejo, es decir, la mitad más uno del consejo. Eguren no participará en la votación, pese a lo cual se da por seguro que, aun con el voto de contra o la abstención de los miembros del PP en el patronato, la adjudicación saldrá adelante.

«Transparencia»

Los representantes de la Fundación Vital defienden la «transparencia» en el concurso y la calidad del proyecto elegido, que logró un voto unánime por parte del jurado. El proceso, de hecho, llegó a ser calificado de «ejemplar» por el Colegio de Arquitectos, que participó activamente en la redacción de las bases y en la elección del diseño. La Fundación relata que, además, Koldo Eguren puso su cargo a disposición del presidente del patronato en el momento que se hizo pública la adjudicación a su yerno. «Y no se admitió. Se trata de un patrono modélico que renunció a cobrar las dietas desde el primer día», comentan.

El proyecto busca renovar el edificio de piscinas construido en 1976. Además de la intervención en las piletas, las obras también incluye la ampliación de las áreas de terraza y el solarium, además de la construcción de un graderío exterior frente a la piscina familiar al aire libre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos