Denuncian el desahucio de una mujer y su hijo de 7 años en Vitoria

Bouchra alquila un piso por 450 euros al mes a la misma particular desde 2012./Igor Aizpuru
Bouchra alquila un piso por 450 euros al mes a la misma particular desde 2012. / Igor Aizpuru

Kaleratzeak Stop Araba anuncia movilizaciones tras el desalojo, suspendido hasta el 22 de enero

Judith Romero
JUDITH ROMERO

La asociación Kaleratzeak Stop Araba ha denunciado este jueves el inminente desahucio de una mujer, previsto para el 22 de enero, y su hijo de 7 años. Bouchra, de origen marroquí, reside en la capital alavesa desde 2006 y mantiene al corriente el pago del alquiler, pero la propietaria del piso habría decidido no prorrogarle el contrato. La dificultad para acceder a otra vivienda en alquiler le ha impedido encontrar una alternativa habitacional a pesar de tener un menor a su cargo.

«Está angustiada y nerviosa, toma medicación para la epilepsia pero cada vez le dan ataques con más frecuencia y su hijo se asusta», ha explicado Carmele Tellitu, portavoz de Kaleratzeak Stop, en nombre de Bouchra, quien no domina el castellano. Esta mujer llegó a Zaragoza, ciudad en la que vive su hermana, en el año 2002, reside en Vitoria desde el 2006 y sufrió malos tratos tras casarse en 2010. «Los malos tratos siguieron tras la llegada de su hijo y entró en prisión por maltrato continuado a ambos», han añadido desde la asociación. Su exmarido no le pasa la pensión de manutención de 200 euros, y Bouchra y el niño viven gracias a 750 euros de ayudas más un complemento de 250 euros a la vivienda.

Esta mujer tuvo conocimiento de que la propietaria quería recuperar su vivienda situada en la calle Pintorería a principios de 2018. «Desde entonces ha intentado encontrar otro piso, pero le piden una nómina, 3.000 euros de aval bancario y dos o tres meses de adelanto que no puede abonar», apuntan en Kaleratzeak Stop, quienes denuncian que la intervención municipal ha sido mínima. «Lo único que le dijeron es que buscara un piso o una habitación para ella y el niño y, sino, acudiera al servicio de urgencia de la calle San Antonio el día 23», han afirmado sus representantes. El Ayuntamiento de Vitoria ha desmentido esta versión. Fuentes del departamento de Servicios Sociales aseguran que se ha asesorado a esta mujer en el proceso de encontrar una vivienda durante meses.

Sin agua caliente

Bouchra asegura llevar cuatro años con la caldera averiada y que la propietaria del piso se niega a ponerse en contacto con ella. «Me cuelga cuando le llamo desde cualquier teléfono», ha lamentado tras relatar que su hijo y ella viven sin calefacción y se ven obligados a ducharse en el centro cívico Aldabe. Kaleratzeak Stop Araba ha recordado que, pese a tratarse de un alquiler particular, Bouchra es una persona vulnerable, enferma, medicada y que sufrió violencia de género. La abogada de la asociación intentará parar el desahucio del martes, previsto originalmente para el pasado 22 de diciembre, con la presentación de un segundo escrito.

«Desconocemos dónde dormirán Bouchra y su hijo en la noche del martes, pero si se ve obligada a dejar el piso nos movilizaremos en su visita a los servicios sociales de San Antonio», han avanzado los miembros de la plataforma, quienes denuncian que tampoco han recibido aún respuesta de Etxebide. Fuentes municipales subrayan que esta mujer y su hijo «no se quedarán en la calle» y recuerdan que en 2018 se atendió a un total de 83 familias en siuaciones de desahucio o pérdida de vivienda.

 

Fotos

Vídeos