El PP denuncia que las obras del IFBS en San Prudencio han costado un millón más de lo previsto

El traslado a las oficinas de San Prudencio arrancaron en 2017./Jesús Andrade
El traslado a las oficinas de San Prudencio arrancaron en 2017. / Jesús Andrade

El Gobierno foral anuncia que los funcionarios que aún no se han trasladado lo harán el próximo verano, dos años después del primer 'desembarco'

Ander Carazo
ANDER CARAZO

En un extensísimo pleno de control, el PP ha denunciado este miércoles en Juntas Generales que el traslado del Instituto Foral de Bienestar Social (más conocido por sus siglas, IFBS) al número 30 de la calle San Prudencio de Vitoria ha costado bastante más de lo previsto. Si bien inicialmente se calculaba que las obras necesarias no iban a superar los 150.000 euros, lo que incluso se incluía entre los motivos para justificar la elección del inmueble, al final han supuesto un millón más de lo proyectado, como han evidenciado los conservadores.

La propia diputada Marian Olabarrieta ha admitido que cuando eligieron ocupar el hueco que dejó libre el Departamento municipal de Medio Ambiente y Urbanismo en el centro de la ciudad, sólo estaba proyectado crear más despachos para atender correctamente a los usuarios del IFBS. Pero finalmente ha habido más necesidades, según ha denunciado la popular Marta Alaña, como cambios en la climatización del edificio o la adecuación de las instalaciones. Obras que ascienden a 1,2 millones, un dato que la dirigente foral no ha negado y que, de hecho, como recuerdan fuentes del Gabinete foral ya fue admitida por Cristina González, como diputada de Administración Foral, en abril de 2018.

«No actuaron con previsión», ha lanzado la procuradora conservadora blandiendo las contestaciones por escrito que ha recibido durante la legislatura a este respecto, quien -tras oír las explicaciones del gobierno- ha amenazado con trasladar los datos al Tribunal de Cuentas. Olabarrieta, por su parte, ha querido defender la elección de San Prudencio como nueva sede del Instituto y su idoneidad sobre otros edificios que se barajaban desde legislaturas pasadas.

Estas reformas han provocado que aún siga pendiente el traslado de un número importante de trabajadores que siguen en el edificio Deba (Portal de Gamarra) y la calle General Álava. Sin embargo, Olabarrieta ha anunciado que esta mudanza se completará este verano, en junio o julio. Dos años después del 'desembarco' de los primeros funcionarios en San Prudencio.