El PNV crece en todos los barrios de Llodio y EH Bildu resiste en Areta

El polideportivo de Amurrio albergó algunas de las mesas electorales el pasado domingo./ SANDRA ESPINOSA.
El polideportivo de Amurrio albergó algunas de las mesas electorales el pasado domingo. / SANDRA ESPINOSA.

El PNV logra crecimientos importantes en Latiorro y EH Bildu repite con cinco ediles pese a perder casi medio millar de votos

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

Un análisis detallado de los resultados de las elecciones del domingo deja una conclusión clara, que el PNV ha ganado en casi todas las mesas electorales la segunda localidad alavesa. Se han hecho fuertes en el barrio de Latiorro, en -uno de los más populosos de la localidad, con más de 4.000 residentes- y especialmente la zona más moderna, los alrededores de la urbanización Carlos Larrea, donde han registrado un incremento de casi el 50% respecto a la convocatoria de 2015, y en las calles situadas en el entorno de Solozelai.

Aunque EH Bildu ha perdido casi medio millar de votos, gana en Areta, su feudo tradicional, donde supera ligeramente a los jeltzales. Mantiene sus cinco ediles pese a que ha empeorado la mayoría de su resultados, excepto los que cosecha en el barrio de Arraño y en la zona de Goikoplaza.

Omnia por su parte, esperaba dar la sorpresa como ya hizo en 2015 cuando pasó de uno a cuatro concejales, pero no ha cumplido sus expectativas. En esta ocasión ha perdido 182 votos y eso le ha supuesto la pérdida de uno de sus representantes. Aunque ese descenso de votos se ha producido en casi todas las zonas del pueblo, sí se pueden apreciar algunos cambios en esta tendencia, registradas especialmente en el barrio de Latiorro, donde ha mejorado ligeramente los resultados que lograron en 2015. También resulta significativo que Omnia mantenga los mismos 70 votos que cosechó hace cuatro años en el entorno de las calles Doctor Fleming y José Arrúe, donde se sitúan las viviendas que iniciaron en movimiento Berlojatzen, que posteriormente dio origen a la formación actual.

Omnia también ha registrado ligeros incrementos en todo el barrio de Ugarte, desde la calle Lamuza hasta los barrios de Isasi y Goienuri.

Fragmentación del voto

El hecho de que Podemos se haya presentado con sus propias siglas a esta convocatoria electoral ha podido ser una de las causas de la fragmentación del voto y de que Omnia no haya revalidado los resultados de 2015, ya que la formación morada ha logrado 461 sufragios, insuficientes para obtener un concejal porque no ha alcanzado en 5% del censo.

Algo parecido ha ocurrido en la derecha, aunque en este caso, la suma de los votos 432 votos del PP y los 69 de Vox, no hubiera sido suficiente para repetir los resultados de los populares hace cuatro años, cuando alcanzaron 579 respaldos.

En el caso del PSE, aunque ha sufrido una ligera pérdida de 67 votos, su resultados le permiten mantener con dignidad los dos concejales con que arrancó la legislatura pasada, aunque se quedó solo con uno tras la salida de su portavoz y su decisión de permanecer en el pleno como concejal no adscrita.

El 40% de los vecinos de Saratxo vota nulo

En Amurrio, uno de los detalles significativos que se extraen del análisis de los votos emitidos el domingo, es que un 40% de los vecinos de Saratxo han votado nulo. Del censo de 87 personas, se han registrado 34 sufragios de este tipo, que respondían a la demanda de la plataforma Saratxo Bizirik para abstenerse o votar nulo. Según los datos estadísticos, no es posible saber qué porcentaje de los vecinos han optado por la abstención.

Pero incluso en la mesa donde han votado los vecinos de Saratxo, el PNV ha arrasado. Literalmente. Porque ha ganado en todas las mesas electorales, aunque el equilibrio de fuerzas con EH Bildu, que ha aumentado un 30% de los votos que cosechó en 2015, se ha mantenido en el área de nuevas construcciones alrededor del parque y en toda la zona centro, situada en los alrededores de la plaza, incluido el barrio de Goikolarra, donde recientemente se ha planteado un conflicto tras la multa impuesta a un vecino por reparar un trastero que está en situación irregular.

El PSE ha aprovechado en Amurrio la ola de buenos resultados, porque a pesar de presentarse con un cabeza de lista que no vive en la localidad, David Romero, ha logrado mejorar los resultados de hace cuatro años y sumar más de 130 votos a los que ya tenía.

Quienes han sufrido más castigo ha sido Orain Amurrio, que pierde uno de sus dos ediles y más de la mitad de sus votos; Guk Bai y el PP, que desaparecen del pleno.