El Consejo Social pide frenar nuevas líneas del tranvía en Vitoria

Tramos de vías en la última parada (junto a Jardines de Maeztu) del futuro metro ligero hacia la universidad. /Rafa Gutiérrez
Tramos de vías en la última parada (junto a Jardines de Maeztu) del futuro metro ligero hacia la universidad. / Rafa Gutiérrez

Cree prioritario realizar un estudio técnico que coteje este proyecto y el del 'bus exprés' y determine cuál sería «más beneficioso» para la ciudad

Salvador Arroyo
SALVADOR ARROYO

¿Qué resulta más adecuado, el tranvía o el Bus Eléctrico Inteligente (BEI)? Esa es la incógnita que el Consejo Social, el ente municipal que integran los órganos de participación sectoriales (elkargunes) y territoriales (auzogunes) de Vitoria, pide despejar al Ayuntamiento. Y no a la ligera, sino mediante la redacción de un estudio comparativo con virtudes y defectos de ambos medios de transporte. Va, de hecho, más allá: «Antes de seguir ejecutando las obras» -plantea a futuro- tendría que estar sobre la mesa ese cotejo técnico. Sugiere, en la práctica, que el Gabinete de Gorka Urtaran no avance más en el desarrollo del metro ligero. Con la conexión a la universidad ya en marcha, son 'futuribles' la de Salburua, Zabalgana y el corredor que uniría ambos barrios por el actual trazado ferroviario.

La petición figura en el extenso listado de «prioridades» que el Consejo Social ha enviado al Consistorio y que esta misma semana se expondrán en la Comisión de Hacienda. 24 folios redactados antes de la presentación del proyecto de presupuestos para 2019, con mayor respaldo que otros años porque «la participación ciudadana se ha duplicado», defiende la representante del Consejo, Belén González. 142 personas (79 entidades distintas y 31 particulares) participaron en las nueve reuniones celebradas durante todo mayo y principios de junio.

El informe arranca con un reproche al Ejecutivo y a todos los partidos del pleno: «Hay una gran decepción -se asegura- con la poca incidencia» que las propuestas planteadas para 2018 han tenido en unas cuentas que acabaron prorrogadas «porque no hubo acuerdos políticos necesarios». Un malestar «lógico» porque la razón del Consejo Social «es precisamente que se nos haga caso en algo, que se nos escuche», plantea la representante de este órgano municipal.

El informe comparativo 'tranvía o BEI' es el requerimiento más llamativo de los 160 del listado. Algunos ya son viejos conocidos, como el soterramiento de la rotonda de América Latina -en junio se encargó a ETS (Euskal Trenbide Sarea) la realización de este proyecto y el de las cocheras del 'bus exprés' por un total de 960.000 euros-. Se insiste también en la descontaminación de Eskoriaza-Eskibel, el Plan de Coronación y mejorar la coordinación institucional en la gestión de infraestructuras.

Pero las áreas que se abarcan son múltiples. En comercio, por ejemplo, se requiere crear un sello para la hostelería «que garantice buenas condiciones en la contratación de trabajadores», más campañas promocionales e incluso una guía de los aparcamientos. En Igualdad, el desarrollo del Plan de violencia de género -considerando las agresiones en la tercera edad-, un diagnóstico LGTBI y «más educación» en igualdad de los trabajadores municipales y de los de empresas externas que trabajen para el Ayuntamiento. «Se han recogido todas las propuestas, sin cribar porque todas merecen un respeto. Las que queden finalmente se verán con los presupuestos», plantean desde el Consejo.

Otras peticiones

Educación.
Presupuesto para el ascensor de Haurtzaro y ampliación de las aulas «para atraer gente al Casco Viejo y reactivar la zona».
Industria.
Crear un 'Talent house' para retener a emprendedores. Mejorar comunicación con Júndiz y el Parque Tecnológico.
Medio ambiente.
Revalorización del arbolado urbano, cajas nido en edificios y recuperación del Zadorra.

 

Fotos

Vídeos