Más de 700 conductores alaveses han sido multados este año por no tener la ITV al día

Vehículos hacen cola en la estación de ITV de Júndiz para pasar la revisión./B. CASTILLO
Vehículos hacen cola en la estación de ITV de Júndiz para pasar la revisión. / B. CASTILLO

El RACVN pide a Seguridad que no se sancione a quien tenga cita previa ante el colapso de las estaciones. En Júndiz no es posible reservarla hasta finales de junio

Saioa Echeazarra
SAIOA ECHEAZARRA

Las colas de vehículos en la ITV de Júndiz –la única que hay en Álava– se suceden desde hace semanas ante el colapso que está afectando a las estaciones vascas por la nueva normativa que exige más tiempo de inspección por vehículo. Y una de las lógicas quejas de los conductores que pasan la revisión en el centro del polígono vitoriano, donde en estos momentos no hay citas disponibles hasta finales de junio, se refiere a la posibilidad de ser multado por no llevar la pegatina al día. Entre enero y abril de este año, los alaveses han recibido ya 701 sanciones por esta infracción, de las cuales 173 han sido interpuestas por la Ertzaintza. En 2018 se registraron 3.708 multas en la provincia por carecer del distintivo en regla.

En el resto de la comunidad, las multas se han disparado para los guipuzcoanos –acumulan ya 2.237 expedientes este año, cuando el anterior sumaron 6.421– y en Bizkaia la cifra de expedientes asciende a 2.650 (tuvieron 11.622 en 2018). Ante esta situación de colapso que de momento se ceba con Gipuzkoa –pero podría ser «total» en Euskadi según han alertado recientemente las estaciones de los tres territorios–, el Real Automóvil Club Vasco Navarro (RACVN) ha exigido esta semana al Gobierno vasco que no se multe a los conductores que tengan la cita previa solicitada. «Los automovilistas son los que están pagando injustamente las consecuencias de una mala gestión», critican desde la entidad. Consideran que es al Departamento vasco de Desarrollo Económico e Infraestructuras que dirige Arantxa Tapia al que «le corresponde garantizar ante los ciudadanos el buen funcionamiento y, en caso necesario, otorgar más concesiones antes de que se colapse el servicio». El RACVN también insta a los conductores a que trasladen sus quejas al Ararteko. Y en respuesta a la solicitud dirigida a la Ertzaintza, el Departamento de Seguridad ha recordado a los conductores multados que pueden presentar alegaciones a las sanciones.

De 4 a 6 carriles

Las largas esperas para realizar la ITV, un trámite obligatorio por ley, motivan las quejas de muchos de los conductores alaveses que acuden a la estación de Júndiz. Hay quien opta por presentarse en el centro de la calle Lermandabidea sin reservar cita previa, pero eso sí, a costa de aguardar colas que duran «varias horas». Para algunos no queda otro remedio, ya que por motivos laborales u otras circunstancias les es inviable concertar una fecha y hora a más de un mes vista. Otra alternativa para los alaveses es desplazarse a la ITV de Miranda de Ebro, aunque con la contrapartida de tener que recorrer los casi 70 kilómetros que separan Vitoria de la localidad burgalesa sumando el trayecto de ida y vuelta. Pero este centro también está notando una alta afluencia de coches vascos.

Para hacer frente al colapso, el Gobierno vasco anunció que reforzará los servicios. En Álava, la estación de Júndiz pasará de 4 a 6 líneas de trabajo, algo que ya se ha puesto en marcha, trasladan fuentes cercanas al recinto. Más allá irán las medidas en Gipuzkoa, donde se abrirán dos nuevas estaciones (Zarautz y Beasain), y otras tantas en Bizkaia (una en Zalla y otra en Sopelana).

La estación alavesa, adaptada «al 95%» a la nueva normativa

A finales de mayo todas las ITV vascas deberán funcionar con la nueva regulación europea, y para el día 20 deberán tener aprobada una auditoría que realiza la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC). En este sentido, los trabajadores de los 8 centros que hay en los tres territorios vascos, tras reunirse esta semana, apuntan que las estaciones de Júndiz y Bergara –gestionadas por la misma firma– ya están al 95% de adaptación a la nueva norma, «porque pasan la revisión de la ENAC el día 15». Con la nueva norma, los chequeos tardan más tiempo (unos 20 minutos en lugar de 12), lo que ha colapsado los centros guipuzcoanos.