No es broma, sol de álava

El palacio Europa tiene placas fotovoltaicas en su cubierta./J. A.
El palacio Europa tiene placas fotovoltaicas en su cubierta. / J. A.
Ángel Resa
ÁNGEL RESA

Ya ha de tener importancia el mayor parque solar en Euskadi para que Urkullu honrase recientemente con su presencia las instalaciones de Arasur. El lehendakari acudió a Ribabellosa porque ese término municipal alavés liderará a todo el País Vasco en la generación de tal energía 'renovable' a través de placas 'fotovoltaicas'. Sí, público lector a quien agradezco enormemente el seguimiento diario, o subimos al convoy del lenguaje nuevo o asumimos el riesgo de quedarnos en el Siglo de Oro. Que no fue mala época para el idioma, por cierto.

Siempre pensando que el Sol era algo que disfrutaban en otros lares –¿verdad, pensionistas con posibles para mantener la doble residencia?– y aquí sólo veíamos en los mapas del tiempo y resulta que Álava figura como un lugar propicio para producir 'carburante' a base de rayos. Que no de centellas. Claro que si países pintados con el gris marengo de la paleta como Alemania o el Reino Unido manufacturan y consumen sol, a santo de qué Lorenzo no iba a figurar este territorio histórico en la tabla de productores.

Los expertos en esta materia calórica repasan las condiciones básicas para que un enclave resulte adecuado en la generación de energía solar. Radiación directa –pensaba que con tanta txapela en el cielo apenas el astro podía traspasar la barrera de las nubes–, frío y baja polución. Vayamos por partes. El asunto de los termómetros rácanos lo garantizamos, aunque el invierno ya no es el que era. Y llámenme nostálgico o viejuno. Y sobre el otro tema vamos sobrados, que casi todos los marcadores ecológicos nos confirman una salud de hierro.

Curioso tratamiento fiscal y económico el del Sol a lo largo del tiempo. Obtener candela a partir de él estuvo aplaudido al principio, después sancionado con el denominado impuesto al ídem –pasamos del brindis al sol a gravarlo– y ahora figura en un estado aparentemente neutro. Pero insisto en si será importante que desde Arasur se nutrirá de la energía necesaria a 15.000 hogares por año y allí estaba Urkullu para convalidar el anuncio.