«Una boda tal vez no era el mejor momento para dar el texto sobre paternidad»

El antropólogo e investigador Ritxar Bacete./Rafa Gutiérrez
El antropólogo e investigador Ritxar Bacete. / Rafa Gutiérrez

Ritxar Bacete, autor del escrito que iba a entregarse en los enlaces en el Ayuntamiento de Vitoria, alerta de que la desigualdad crece con el primer hijo

Judith Romero
JUDITH ROMERO

Que las parejas heterosexuales críen a sus hijos de forma corresponsable es fundamental para terminar con la violencia de género en un futuro. Así lo defiende Ritxar Bacete, el antropólogo autor del documento sobre paternidad positiva que el Ayuntamiento pretendía entregar a las parejas que celebran su enlace en la Casa Consistorial. La reacción de la oposición y distintos colectivos sociales -que vieron fuera de lugar hablar sobre la crianza de los niños, con una visión única de padres y madres, a parejas que pueden no querer tenerlos- ha provocado que se busquen «otros espacios» en los que dar a conocer el trabajo de Bacete.

«Es cierto que una boda tal vez no sea el mejor momento para entregar esta declaración, pero su objetivo es tan importante que debe difundirse», defiende el trabajador social e investigador especialista en género. El documento se realizó de forma colaborativa en unas jornadas celebradas en el mes de marzo de 2016. En ellas participaron un centenar de padres, madres, psicólogos y expertos.

«Estaba dirigido a parejas heterosexuales pero no queríamos hacer algo político, buscábamos algo que surgiera de las propias familias», señala Bacete, quien recuerda que los estudios apuntan a las parejas homosexuales como las más igualitarias. «Está demostrado que los roles sexistas se acentúan con la llegada del primer hijo, incluso entre las parejas hetero que hasta entonces llevaban una convivencia igualitaria», advierte.

Esta respuesta se debe a que, más allá de la forma de convivir de los novios o el matrimonio en cuestión, la paternidad despierta las expectativas que la sociedad tiene de cada sexo. «Lo que mamá, la abuela y los demás esperan de la mujer como madre entra en juego, y es por eso que queríamos repartir el documento antes de que los niños nacieran», reconoce Bacete. El investigador admite que buscaba crear un documento potente que no dejara indiferente a nadie. «Es algo que sin duda hemos conseguido, pero tal vez el mejor momento para repartirlo hubiera sido las visitas a la matrona o las clases de preparación al parto», reconoce.

Hombres buenos

Bacete ya participó en la iniciativa 'Gizonduz' de Emakunde, en la que se repartieron 35.000 mochilas llenas de materiales educativos a favor de la paternidad corresponsable a futuros padres. «Las niñas viven en un mundo en el que se les dice que tienen que ser mujeres empoderadas pero siguen viendo cómo sus madres dejan de trabajar para cuidarlas», denuncia.

El 68% de las mujeres trabaja a tiempo completo, dato que cae al 41% con la llegada del primer bebé. Por el contrario, los hombres comienzan a trabajar más fuera, pasando del 82 al 92%. «Quedarse en casa es un factor de riesgo para la violencia de género, algunos hombres recurren a la violencia en la separación porque no quieren quedarse sin sirvienta», sostiene el experto. Bacete prepara una versión infantil de su libro 'Nuevos hombres buenos' (Ediciones Península, 2017) para el próximo marzo.

«Estos hombres ya están entre nosotros, no temen cuidarse ni cuidar a los demás, cambiar pañales o mostrar sus emociones, pero estas actitudes siguen relegadas al ámbito privado y ocultas por la masculinidad tóxica dominante», asegura este padre que próximamente dará la bienvenida a su tercer hijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos