En bici con Galdeano: segundo consejo