Zuia denuncia la falta de compromiso del Gobierno vasco con el futuro complejo educativo

El convento de los padres Paúles, que acogerá el colegio y el instituto de Zuia. /Blanca Castillo.
El convento de los padres Paúles, que acogerá el colegio y el instituto de Zuia. / Blanca Castillo.

El antiguo convento de los Paúles debería albergar todas las etapas pero en el municipio siguen a la espera de movimientos. «Nos sentimos maltratados desde hace diez años»

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

El Ayuntamiento de Zuia y la comunidad educativa han unido sus voces para denunciar los «reiterados retrasos e incumplimientos» del Gobierno vasco respecto al futuro complejo educativo público del municipio. «Nos sentimos maltratados y engañados por el departamento de Educación desde hace más de diez años. Parece ser que para ellos no existimos», lamenta el alcalde de Zuia, Unai Gutiérrez (EH Bildu).

El objetivo es que el antiguo convento de los padres Paúles de Murgia alberge todas las etapas educativas, un proyecto que cuenta con el visto bueno de Educación pero que según denuncian desde el Consistorio no avanza. Cerca de 180 menores de Educación Infantil y Primaria reciben ahora clases en el colegio Virgen de Oro, un centro con falta de espacio y problemas de accesibilidad «cuyas instalaciones incumplen incluso los mínimos que marca la normativa vigente». «Es un edificio muy viejo en el que no existen rampas ni ascensores, además no tiene ni un aterpe ni un gimnasio en condiciones», explica el alcalde.

En 2016 el Ayuntamiento adquirió el convento de los padres Paúles para trasladar allí el colegio, unas instalaciones que ya eran sede del instituto de Secundaria y el centro de Formación Profesional. «A día de hoy no tenemos noticia de cuándo ni cómo se va a realizar una reforma que debería haber comenzado ya según los compromisos adquiridos en 2015», incide el edil en nombre también de la comunidad educativa. «Educación ha incumplido sistemáticamente su palabra y nos encontramos en una situación de hartazgo y con un profundo malestar», agrega.

Este miércoles están citados a una reunión con la viceconsejera Olatz Garamendi, en la que esperan se les informe de la situación del proyecto. «Estamos muy preocupados porque hemos sabido de manera indirecta que Educación ha licitado la elaboración del proyecto de reforma sin tener en cuenta las aportaciones realizadas por la comunidad educativa», relata Unai Gutiérrez, que echa en falta en ese proyecto la integración de la Haurreskola en el complejo educativo tal y como se ha venido solicitando. Acuden al encuentro «con pocas o ninguna expectativa» ya que «todo son buenas palabras, se adquieren compromisos pero luego se incumplen sistemáticamente».

3 millones invertidos

La compra del convento y de dos terrenos en los que en un principio se iban a construir nuevos centros educativos –una opción que más tarde se desestimó– ha supuesto un importante desembolso económico para el consistorio. «En la última década hemos invertido tres millones de euros, esto supone un enorme esfuerzo para un municipio de nuestro tamaño. Basta decir que equivale casi al presupuesto municipal anual de Zuia, 3,3 millones en 2019», denuncia el alcalde.

El edificio en el que vivió un pequeño grupo de padres Paúles hasta hace seis años cuenta con una superficie de 10.000 metros cuadrados que se distribuyen en tres plantas y bajo cubierta. A su alrededor dispone de un terreno de 33.000 metros en el que se plantean los equipamientos deportivos. Un ala del antiguo convento alberga desde hace trece años el instituto, al que acuden unos doscientos estudiantes de Zuia, Zuazo de Kuartango, Urkabustaiz y Zigoitia.