El Ayuntamiento de Vitoria recuperará un tercio de su inversión en Mendizorroza con tasas y licencias

Bingen Zupiria, Ramiro González, Gorka Urtaran y Alfonso Fernández de Trocóniz, el campo de Mendizorroza, tras la firma del protocolo./Iosu Onandia
Bingen Zupiria, Ramiro González, Gorka Urtaran y Alfonso Fernández de Trocóniz, el campo de Mendizorroza, tras la firma del protocolo. / Iosu Onandia

La oposición municipal carga contra el Gobierno de Urtaran por comprometer «un pastizal» en un proyecto sin diseño ni plazos

Iosu Cueto
IOSU CUETO

El Ayuntamiento de Vitoria recuperará «entre 2,5 y 3 millones de euros» de su inversión en el nuevo campo de Mendizorroza a través de tasas e impuestos ingresados por las obras, lo que podría suponer hasta un 37% de su participación en la operación. Así lo ha anunciado este lunes la concejala de Urbanismo, Itziar Gonzalo, para justificar la participación municipal en un proyecto que genera numerosas dudas en la oposición por la «falta de información» acerca del diseño del campo y los plazos.

El pasado día 14, el alcalde, Gorka Urtaran, firmó un protocolo a través del cual el Consistorio liderará la reforma y ampliación del estadio al aportar 8.183.400 euros. El Gobierno vasco y la Diputación abonarán la misma cantidad: 6.933.400. En total, entre las tres instituciones sufragarán 22.050.200 euros. Eso representará el 40% de la factura, que rondará los 55 millones. Los 33 millones que suponen el 60% restante los pondrá el Alavés (que deberá ganar un concurso para lograr la concesión del campo). El club podrá buscar un patrocinador para afrontar la inversión.

Gonzalo ha indicado que la inversión en Mendizorroza se verá atemperada por el cobro de tasas e impuestos, por lo que «no va a descalabrar ni llevar a la quiebra al Ayuntamiento». La edil jeltzale ha recalcado que Vitoria tiene una extensa red de centros cívicos y equipamientos deportivos, sin olvidar que «es un referente con eventos de primera magnitud, como el Triathlón o el año que viene la Final Four». Por eso, ha dicho que apostar por Mendizorroza «es una oportunidad», ya que el Alavés «es un referente económico y social» y un equipo «de primer nivel», como el Baskonia. La última vez que se reformó el estadio, ha recordado, fue «hace 18 años».

Pero la oposición, que en general apoya la reforma de Mendizorroza, ha mostrado su sorpresa al ver que Urtaran es capaz de comprometer 8,1 millones para un plan lleno de incógnitas «y sin haber consultado con nadie». El más duro ha sido el popular Miguel Garnica que ha pedido al PNV «que no nos engañe con las licencias y las tasas. Eso pasa en todos los sitios. Cuando hay actividad hay ingresos por esos conceptos. Lo que no dice es que el Gobierno vasco donde menos dinero va a invertir es en Mendizorroza, cuando en San Mamés o Anoeta puso más. ¿Ustedes ponen dinero sin ni siquiera saber lo que va a hacer el Alavés?». El edil ha dicho que la financiación pactada «perjudica» al Ayuntamiento y ha preguntado «cómo va a ser esa reforma, qué plazos tiene y si hay que hacer modificaciones urbanísticas. Una de dos: o no se enteran o no nos lo quieren contar».

Juan Cerezuela, de Podemos, ha criticado al Gobierno PNV-PSE por apoyar «que se aporte este pastizal y sacarse la foto sin preguntar siquiera. Algo está fallando. ¿Apoyar las iniciativas privadas? Por supuesto, pero con retorno. ¿Qué tanto por ciento de cada entrada del Alavés vuelve al Ayuntamiento?». El edil también ha dicho que mientras Mendizorroza se llevará 8,1 millones de inversión municipal, «se recorta en otras cosas, como las ayudas a la rehabilitación».

Más información

Óscar Fernández, de Irabazi y reconocido hincha albiazul, ha agregado que firmar una inversión de ese tipo «que carece de concreción» resulta «una temeridad». El edil ha dicho que, por ejemplo, se desconocen detalles «clave» sobre el nuevo estadio como si incluirá un uso comercial relevante o si obligará a reducir la capacidad de aparcamiento.

Tras recordar que el equipamiento es propiedad municipal, ha subrayado que «esto es como el alquiler de una vivienda. Yo vivo de alquiler y le puedo decir a la dueña que arregle las goteras, pero no le voy a decir que ponga una terraza con jacuzzi. Queremos un proyecto más sereno. Por ejemplo, se podría corregir lo que corresponda al Ayuntamiento como propietario, como las goteras, la accesibilidad y las columnas».