Ayala recoge más de 50 toneladas de lana acumuladas en los dos últimos años

Un momento de la recogida de lana en una explotación ganadera de Ayala. /ADR ZABAIA
Un momento de la recogida de lana en una explotación ganadera de Ayala. / ADR ZABAIA

La gestión de este residuo busca fórmulas innovadoras para evitar los inconvenientes de acumularlo en las explotaciones

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

Los ganaderos de la comarca de Ayala han retirado 50,89 toneladas de lana que habían acumulado durante los dos últimos años en sus explotaciones. Han sido 47 los titulares que han utilizado este servicio excepcional que ha tenido una acogida especialmente favorable en el municipio de Ayala, porque ha aportado 30,36 toneladas a la recogida total. El resto de las localidades han hecho aportaciones inferiores, aunque significativas. En Amurrio han sido 15,52 toneladas; 3,46 en Llodio; 1,18 en Artziniega y 360 kilos en Okondo. Toda esa lana estaba almacenada en las cuadras ocupando espacio y sin apenas salida en el mercado.

La iniciativa se ha puesto en marcha después de que el sindicato UAGA pidiera a los responsables forales en otoño una solución para gestionar la lana acumulada en las explotaciones durante los dos últimos años. Los ganaderos deben almacenar este residuo ante la escasa salida que tiene en el mercado y las dificultades para gestionarlo. Ese almacenaje entorpece la gestión de las explotaciones por el espacio que ocupa y eso puede dar lugar a problemas medioambientales y en las condiciones de cada ganadería, un extremo que puede generar problemas a la hora de cumplir los requisitos que les imponen.

A la incineradora

La retirada de este tipo de residuos arrancó a finales del año pasado por parte de Abere Zerbitzu Teknikoak, que se encarga de gestionar el producto, que terminará en la incineradora de Zabalgarbi ante la imposibilidad de darle otra salida. La iniciativa ha contado con la financiación de la dirección foral de Agricultura y en la campaña han colaborado las Asociaciones de Desarrollo Rural de Álava. Entre ellas, está la de la comarca de Ayala, Zabaia, y Latxa-Esnea Cooperativa.

En este ocasión y, de manera extraordinaria, ha sido la Diputación quien ha asumido el gasto de la recogida, que se ha realizado 'in situ' en el caso de las explotaciones más grandes, mientras que las pequeñas han podido realizar el depósito en puntos señalados previamente.

A partir de esta campaña deben ser los propios ganaderos quienes se encarguen de la gestión de la lana, aunque el sector reclama un plan sostenible que evite los problemas generados hasta ahora.

Desde hace un año, el sector de ovino de Ayala participa en un proyecto innovador que busca alternativas de uso para la lana de oveja latxa de manera que se minimicen los gastos que genera su gestión. Su gran cantidad de queratina ha llevado a investigar la posibilidad de obtener prototipos de cuerdas biodegradables y compostables para poder utilizarlas como tutores de plantas trepadoras de huertos e invernaderos. En estos casos, la lana debe reunir ciertas cualidades y ofrecerse en cantidad suficiente, según el proyecto de Latxa Esnea.