Elevan el nivel de alerta en Euskadi por las fuertes tormentas y granizadas previstas para esta noche

Elevan el nivel de alerta en Euskadi por las fuertes tormentas y granizadas previstas para esta noche
Pankra Nieto

El Departamento de Seguridad ha decretado el aviso naranja a partir de las 21:00 horas y prevé desactivarlo a las 03:00 am

Jan Echevarría
JAN ECHEVARRÍA

El Departamento vasco de Seguridad ha elevado de amarilla a naranja la alerta por fuertes lluvias en Euskadi entre las 21.00 horas de este lunes y las 3 de la madrugada del martes, período en el que las precipitaciones pueden superar los 30 litros por metro cuadrado en una hora. Entre las 15.00 y las 21.00 horas, sin embargo, ha estado vigente el aviso amarillo por precipitaciones de unos 15 litros por metro cuadrado en una hora en distintos puntos de la comunidad autónoma. Por la noche se esperan chubascos fuertes y con granizo y en áreas de tormenta las rachas de viento pueden ser fuertes o muy fuertes. Por eso, la alerta ha subido un nivel.

A partir de las tres de la madrugada del martes, no obstante, volverá a descender el grado de alerta y pasará de nuevo a amarilla hasta las doce del mediodía. En ese tramo horario también se esperan lluvias de más de 15 litros por metro cuadrado en una hora, con vientos intensos y precipitaciones persistentes, especialmente en la vertiente cantábrica.

Granizo en la costa

Esta previsión llega despues de que en torno a las 5 de la mañana de este lunes las previsiones se han cumplido con fuertes tormentas al este de Gipuzkoa y Álava para continuar de ruta por Bizkaia poco después de las 7 horas.

Desde la Agencia Estatal de Meteorología, Aemet, informaban esta mañana de que la tormenta se ha focalizado en el entorno de Urkiola y el este de Cabo Matxitxako para proseguir después por otros municipios vizcaínos. No obstante, tras varias horas sin chubascos reseñables, fuentes de la agencia meteorológica apuntaban que las tormentas llegarían después y que irían acompañadas de granizo y rachas fuertes de viento. Es más, el «granizo puede llegar hasta la costa, algo muy poco frecuente en verano», informaban a este periódico responsables de Aemet.