Este contenido es exclusivo para suscriptores

Disfruta sin límites del periodismo cercano y de calidad de EL CORREO por solo 4,95€ al mes

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Arquitectos y artistas censuran la proliferación «descontrolada» de murales en el Casco Viejo de Vitoria

Un vecino observa la obra 'Auzoan Hazi Hezi Bizi'. /Igor Aizpuru
Un vecino observa la obra 'Auzoan Hazi Hezi Bizi'. / Igor Aizpuru

Los profesionales urgen a «planificar, programar y fiscalizar» las grandes obras pintadas en las medianeras del Casco Medieval

Jorge Barbó
JORGE BARBÓ

Era una medianera de tono crema, más o menos anodina, más o menos tristona, que se hizo lienzo. Los desconchones de la pintura ajada dieron paso a una colorista escena, de estética naif. A un lado, un plano esquemático de la almendra medieval. Al otro, una especie de casita del árbol, bajo la que unos vecinos parecen charlar. 'Auzoan Hazi Hezi Bizi', en pleno cantón de Santa María, es el penúltimo de los 19 murales que, desde 2007, le llevan sacando los colores a Vitoria. Para muchos, la llamada 'Ciudad pintada' es uno de los proyectos más exitosos de todos cuantos se han llevado a cabo en la capital alavesa en los últimos tiempos. Sin embargo, algunos artistas y expertos en urbanismo no pueden evitar arrugar la nariz ante la abundante proliferación de este tipo de obras públicas. Los últimos en pronunciarse, los arquitectos, que urgen a abrir el debate sobre el muralismo.

Contenido Patrocinado

Fotos