Las Ampas de los colegios concertados de Álava: «Nuestros hijos son los afectados»

La concentración convocada este sábado en la plaza de la Virgen Blanca. /Blanca Castillo
La concentración convocada este sábado en la plaza de la Virgen Blanca. / Blanca Castillo

Centenares de padres se concentran en Vitoria para clamar por una «solución urgente» a la huelga

Ramón Albertus
RAMÓN ALBERTUS

Las consignas fueron las mismas. Pero sonaron más fuerte. No solo por el mayor número de padres y madres que se concentraron este sábado en la Virgen Blanca, sino también por el nivel de indignación. «Nuestros hijos son los afectados» fue el lema que corearon para reclamar una «solución urgente» a un conflicto que parece enconarse. Sobre todo, después del anuncio de diez jornadas más de paros de los profesores, con lo que se elevarían a un total de 24 los días sin clase durante este curso.

Frente a este panorama, varios centenares de familias acudieron a la céntrica plaza vitoriana para mostrar su hartazgo, solicitando nuevamente una solución entre las partes implicadas -Kristau Eskola, sindicatos y Gobierno vasco-. Una vez más aclararon que no toman «partido ni por unos ni por otros» en una concentración que reunió a las federaciones de Ampas de los colegios concertados de Álava Fapacne y Egibide.

En el comunicado leído durante la movilización exigieron que «no se vuelva a utilizar a nuestros hijos e hijas como arma arrojadiza en un conflicto de adultos». Durante la convocatoria, tras la misma pancarta de la manifestación del pasado 27 de enero, en la que se leía 'Gure seme-alabengatik (Por nuestros hijos). Solución ya', se exhibieron también globos negros con el mismo lema y numerosas pancartas. La frase más repetida fue «queremos que lleguen a un acuerdo» y también se oyó continuamente la palabra «cordura» en un encuentro en el que los escolares portaron asimismo pancartas al pie del monumento a la Batalla de Vitoria. «Instamos al Gobierno vasco a que vele y encauce las negociaciones del conflicto y no consienta que se vuelva a vulnerar el derecho a la educación», reclaman las familias en el mismo comunicado. La opción de recurrir a un arbitraje también estuvo en boca de muchos de los convocados.

«Serán otros diez días perdidos», señaló Iker López de Arregui, de Escolapios, que cree que la subida salarial a los profesores anunciada por Lakua es «un parche al verdadero problema». «Solo pedimos que se sienten a hablar y lo solucionen», solicitó Esther Martínez, madre de dos alumnos del Colegio Hogar San José.

Las reacciones de las familias

«Como hay profesores que hacen huelga y otros que no, tengo que andar trayendo y llevando a mi hija. Incluso hay exámenes de los que no han dado la materia» Olga Alvarado, Madre de Egibide Jesús Obrero

«Afecta académicamente porque tras ocho días de huelga vuelven al estudio y se agobian. Los niños no pueden estar pensando en huelga, vacaciones, huelga...» Esther Martínez, Madre del Colegio Hogar San José

«Siempre intentamos mediar pero reclamamos que no dejen de dar sus materias en ningún momento porque lo necesitan para sus medias y títulos» María Belén Pinacho, Madre de Egibide Nieves Cano

«Los verdaderos perjudicados por la huelga son los críos. Las familias no nos queremos posicionar por ninguna de las partes» Iker López de Arregui, Padre de Escolapios

«Frente a la incertidumbre pedimos una solución ya porque se ha demostrado que un euro gastado en la concertada se aprovecha y es rentable» Óscar Sobrón, Padre del colegio Marianistas

«Estamos a favor de nuestros hijos y los profesores tienen nuestro apoyo. En los grados superiores se pierden horas prácticas que no se pueden recuperar» Javi Rato, Padre de Egibide Jesús Obrero