Amelie demostró que, además de sombras, las manos también permiten crear luz