Alfonso Segovia: «En hipotecas de más de diez años lo recomendable es un interés fijo»

Segovia es socio del despacho de abogados BK Consulting. /I. Aizpuru
Segovia es socio del despacho de abogados BK Consulting. / I. Aizpuru

El experto fiscal recomienda este tipo de préstamos inmobiliarios «para evitar riesgos a largo plazo» aunque ahora el euríbor sea negativo

JUAN CARLOS BERDONCES

La compra de una vivienda no es una acción que se haga muchas veces en la vida. Requiere, por tanto, de un análisis minucioso, tanto a la hora de elegir la zona y las características de esa casa como de decantarse por la fórmula de pago -aunque uno de cada tres pisos que se adquieren en Euskadi, según el Consejo Nacional de la Notaría, se abona al contado-. Una hipoteca a interés fijo o un préstamo sujeto a la variación del euríbor. Ahí radica el dilema cuando se acude a la entidad financiera a firmar ese compromiso. «Si es a más de diez años, lo recomendable es un interés fijo», asegura a EL CORREO el experto fiscal Alfonso Segovia.

Porque a pesar de que en el actualidad el euríbor, índice de referencia que marca el tipo de interés medio al que numerosos bancos conceden sus créditos, esté en negativo -al -0,19-, «no siempre se va a mantener en eso registros. Lo hemos visto al 5% pero ya no nos acordamos». Y este abogado, socio del despacho BK Consulting, recomienda «mantener la cautela».

Decantarse por una hipoteca variable puede suponer, de entrada, pagar menos dinero que con un tipo fijo que ahora los bancos lo tienen en torno al 2,5% de media «porque el euríbor esta por debajo de cero. Pero de esa manera existe una seguridad a futuro». Y cuando la inyección de dinero «del Banco Central Europeo a las entidades se paralice, no tendrán otro remedio que subir esos tipos», añade Segovia, y volverán las oscilaciones.

En Euskadi, más estabilidad

¿Quién está en disposición de comprometerse a un préstamo variable? «Quienes gocen de una capacidad económica elevada y una subida de 100 ó 200 euros no le suponga ningún problema», señala. Según el estudio anual del Instituto Nacional de Estadística, el porcentaje de hipotecas fijas se situó el año pasado en España en torno al 35%. En Euskadi ese dato está por encima y, por ejemplo, el 43% de los clientes de Kutxabank se inclinó por fórmulas de financiación que ofrecen una mayor estabilidad.

Al margen de cómo resolver ese dilema hipotecario, Alfonso Segovia pone el foco en «saber hasta dónde llegar a la hora de pagar las cuotas mensuales. No es conveniente que el desembolso supere el 30% de los ingresos. Por encima de esa proporción pueden llegar los problemas». Y recuerda por último que «el notario no va a ser la persona que asesore en la firma del préstamo. Previamente se debe consultar con un experto aspectos como la comisión de apertura, qué sucede en caso de cancelación anticipada o las revisiones de tipos».

«No es conveniente que el desembolso al mes supere el 30% de los ingresos» Hasta dónde hipotecarse

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos