El Alavés no renuncia a Betoño a pesar de la incertidumbre sobre la instalación

El Ayuntamiento quiere desprenderse de las instalaciones deportivas de Betoño, que tienen 103.909 metros cuadrados. /Jesús Andrade
El Ayuntamiento quiere desprenderse de las instalaciones deportivas de Betoño, que tienen 103.909 metros cuadrados. / Jesús Andrade

El posible retraso en su venta por la recalificación iniciada por Urtaran y la hipotética subida del precio no detienen los planes del club para hacer ahí su ciudad deportiva

FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

Los terrenos de Betoño siguen en el punto de mira del Alavés a pesar de las dudas que rodean a estas instalaciones, cuya venta se ha llenado de incógnitas por el posible retraso que pueda provocar la recalificación urbanística iniciada por el Gabinete Urtaran y el hipotético encarecimiento de las instalaciones. Fuentes cercanas al club manifestaron que la entidad albiazul «no renuncia» a pujar por esos suelos para levantar su ciudad deportiva. No obstante, el Alavés también ha tanteado otras alternativas en los últimos meses, como unos terrenos de Zurbano, así como ampliar Ibaia.

El club negocia desde hace dos años con el Ayuntamiento la adquisición del antiguo complejo de Michelin para construir su ciudad deportiva, un elemento que considera clave para asentarse en la élite. De hecho, la entidad incluso tiene un proyecto concreto en el que quiere invertir 25 millones. Esta disposición casa con el interés del Departamento de Deportes del Ayuntamiento, proclive a que la institución se desprenda del «ineficiente» complejo de Betoño, cuya venta podría servir para mejorar otros campos de fútbol de la ciudad.

Cambios urbanísticos

El primer paso para preparar la enajenación se dio en agosto de 2017, cuando el Gobierno PNV-PSE y el PP aprobaron un cambio de la calificación jurídica de los 103.909 metros cuadrados del complejo de Betoño para desafectarlo del dominio público, un paso previo a su venta.

El dato

16,2
millones es la valoración del complejo, según una reciente tasación realizada Urbanismo.

El mes pasado, este periódico desveló que una tasación municipal fijaba el precio de los suelos en 16,2 millones de euros. Tras conocer esta cantidad de salida, el club vitoriano dejó entrever que no estaría dispuesto a afrontarla.

Ahora, el Gabinete Urtaran prepara una modificación estructural del Plan General que permitiría ampliar el abanico de usos compatibles con las antiguas instalaciones de Michelin. Así, 99.591 metros cuadrados clasificados como deportivos pasarían a ser 'sistema local de equipamiento genérico privado'. Con ello, en las instalaciones cabrían desde los actuales campos de fútbol a una facultad, una residencia juvenil o un centro de investigación. Algo que encajaría con Euneiz, la universidad que impulsa el Baskonia.

Eso sí, este cambio exigirá una tramitación que podría alargarse entre 8 meses y un año y que «mejorará el valor de la parcela», tal y como defendió el lunes la concejala de Urbanismo, Itziar Gonzalo. Con ello, la concejala abrió la puerta a una nueva tasación, más cara, de los suelos. Ello ha provocado incertidumbre en el club, pero no la suficiente, al parecer, para aparcar su interés.