El Alavés deberá esperar para ir a Betoño

Vista aerea del complejo deportivo de Betoño./Jesús Andrade
Vista aerea del complejo deportivo de Betoño. / Jesús Andrade

Vitoria sigue sin fijar fecha para la subasta del complejo, tasado en 16,2 millones

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

Las instalaciones de Betoño se alejan del radar del Alavés. O, al menos, no parece que la ciudad deportiva que anhela el club de Mendizorroza pueda ubicarse en esa privilegiada situación a corto plazo. La concejala delegada del departamento de Hacienda, Itziar Gonzalo, confirmó ayer que las fechas para iniciar los trámites de una posible venta de los terrenos quedan todavía lejanas en el calendario. «En estos momentos, el expediente todavía no está listo para licitar y pasar por la junta de gobierno local». Un freno a las expectativas temporales del club, que en un primer adelanto de intenciones aspiraba a trabajar ya en estos terrenos en otoño del pasado 2017.

Más aún, Itziar Gonzalo señaló ayer que los clubes que actualmente entrenan y juegan en esos campos podrán planificar la próxima temporada sin moverse del sitio. «No existe una previsión inmediata de que tengan que salir corriendo de allí y no vamos a hacer el desalojo de un día para otro. Si no se les ha transmitido ninguna decisión es porque los clubes no se van a ver afectados, pueden seguir haciendo la planificación como lo han venido haciendo hasta ahora», destacó en referencia a la campaña venidera. En el caso de que los terrenos se vendan, la edil nacionalista se comprometió a avisar a los afectados «con tiempo suficiente».

Aunque el Alavés eludió ayer hacer declaraciones sobre este asunto, el club albiazul estudia otras opciones. En concreto, ha mantenido conversaciones con la junta administrativa de Zurbano para interesarse por unos terrenos que la entidad tiene a escasos 500 metros del pabellón Buesa Arena. Al margen de la viabilidad de esta opción, al club que dirige Josean Querejeta le parece excesiva la tasación del complejo de Betoño, que asciende a 16,2 millones de euros. De ellos, 14.118.065 corresponderían a una parcela en parte calificada para uso deportivo y los 2.126.526 restantes a unas instalaciones que incluyen, entre otros elementos, tres campos de hierba natural y uno de césped sintético, otros de dimensiones reducidas, un aparcamiento, vestuarios y un polideportivo.

Un complejo «ineficiente»

Pero si la falta de una fecha concreta o la dilatación en el tiempo del ‘caso Betoño’ constituye un revés para el planteamiento albiazul, también se puede aplicar el mismo calificativo para las expectativas municipales. El informe solicitado sobre la situación y perspectivas de estas instalaciones de Betoño reveló, según recordó ayer Gonzalo, que el complejo «es ineficiente, con un mantenimiento caro y que necesita cuantiosas inversiones». Además, apunta que «una hipotética venta de Betoño podría ser positiva para la red de instalaciones municipales». De hecho, el Gabinete Urtaran ya anunció que si Betoño se vende, el dinero obtenido se destinaría a reparar campos de fútbol y crear tres nuevos -uno de ellos de fútbol 7- en Zabalgana. Además, que Betoño salga a subasta por 16,2 millones no significa que se vaya a vender por ese precio. Es posible que quede desierta y el gobierno municipal deba reiniciar el trámite con una rebaja del precio.

La ausencia de plazos para finalizar el expediente de venta necesario y sacar los terrenos al mercado provocó ayer la encendida crítica de la oposición, que trasladó al gobierno municipal la preocupación de las familias y jugadores que se entrenan en Betoño. A su juicio, adolecen de la información necesaria. «No anuncian plazos y la situación es un poco desesperante. Están actuando con falta de previsión y sin informar a las familias afectadas», censuró la concejal de EH Bildu Iratxe López de Aberásturi.