Álava busca un tratamiento para atajar la mortandad de sus pinos

La Diputación aún no ha desvelado las hectáreas afectadas en Álava./Sandra Espinosa
La Diputación aún no ha desvelado las hectáreas afectadas en Álava. / Sandra Espinosa

El sector reclama medidas urgentes para evitar la propagación de los hongos y salvar grandes extensiones arbóreas en Ayala

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

«Tenemos dudas acerca de qué tipo de tratamiento debemos que aplicar». Con estas palabras, el diputado foral de Agricultura, Eduardo Aguinaco, explicó ayer la situación que padece el sector forestal alavés de pino radiata. Crece en él la preocupación al mismo ritmo que los hongos 'dothistroma pini' y 'lecanosticta acicola', más conocidos como enfermedades de la banda roja y la banda marrón, porque sus ataques dejan en los árboles marcas de estas tonalidades.

Aunque no hay datos precisos respecto al grado de afección, a lo largo del verano, y como consecuencia de las condiciones climatológicas, los hongos que se enseñoreaban en Gipuzkoa y empezaban a atacar las plantaciones de Bizkaia han llegado con fuerza a Álava. Amenazan con acabar con todos los pinos «en muy poco tiempo si no se hace nada», alertan los afectados.

Respondiendo a la voz de alarma, las empresas y miembros del sector agrupados en Baskegur celebraron el miércoles una reunión de urgencia. Tras ella pidieron «medidas inmediatas para frenar el avance de los hongos y controlar la enfermedad». En la nota que emitieron, solicitaban «la implicación de las administraciones» para aplicar medidas «de forma inmediata». Se trata de «salvar las plantaciones que aún pueden hacer frente a la enfermedad con ayuda de tratamientos», según explicó el presidente de la entidad, Federico Sáiz.

En su contexto

10.693
Hectáreas de pino radiata en la comarca de Ayala sobre un total de 14.467 censadas en toda Álava. La Diputación aún no ha desvelado cuántas están afectadas por los hongos 'dothistroma pini' y 'lecanosticta acicola'.
Álava, la más forestal
Es la provincia vasca con mayor superficie forestal de las tres, pero también la que menos extensión arbórea dedica al pino afectado.
2.000 trabajadores
En el territorio alavés se asientan importantes empresas madereras y silvícolas.

El hongo no es nuevo, pero en los últimos meses ha tenido un desarrollo espectacular. Las administraciones investigan desde hace meses cómo atajarlo. Recolectan piñas de ejemplares resistentes y buscan especies sustitutivas. También se contempla la aplicación de tratamientos desde el aire con productos fungicidas, «pero no podemos hacerlo porque hace falta autorización del Ministerio y la materia activa que tenemos que usar no está permitida en Europa», señaló Aguinaco.

La madera, con valor

Los tratamientos se pueden extender desde tierra con nebulizadores, pero el resultado no es tan eficaz, sostienen los expertos. De momento, la recomendación es limpiar y clarear los montes para que circule el aire y mantenga sanas las plantaciones. Las tres diputaciones respaldaron ayer una declaración en la que aseguran que «el hongo está afectando con mucha virulencia». Se ha constituido un grupo de trabajo con el Gobierno Vasco, Neiker -firma dedicada a la investigación- y la asociación del sector, Baskegur. De momento, la tala de plantaciones como consecuencia de la enfermedad «no está afectando a la cadena de valor de la madera», reconoció Sáiz, «porque el sector tiene capacidad para absorberla». Aunque señaló que «somos los primeros interesados en que se mantengan esas condiciones».

Álava es el territorio vasco con mayor superficie forestal, pero el que menos dedica al pino radiata. Este se concentra en Ayala, con 10.693 de las 14.467 hectáreas censadas en la provincia, donde también se asientan importantes empresas madereras y silvícolas. El sector emplea a casi 2.000 personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos