Nuevo altercado al final de Dato: «Agente, éste le ha apuñalado»

Un vídeo muestra un nuevo incidente en el entorno de la estación de Renfe y el PP exige a Urtaran más vigilancia ante una situación «insostenible»

Iosu Cueto
IOSU CUETO

Tres policías intervienen en una pelea frente a la estación de tren, junto a los soportales de Dato 42. Hay un chaval en el suelo, otro se enfrenta a un agente y se escuchan gritos. El vídeo es confuso pero en él un joven revela que a otro «le han apuñalado». Y uno de los uniformados avisa al otro que hay alguien que «tiene un cuchillo». Las imágenes fueron grabadas en Nochevieja por uno de los vecinos para denunciar lo que viven muchos fines de semana por la actitud de algunos clientes de la discoteca Lola. La portavoz municipal del PP, Leticia Comerón, ha mostrado este lunes el vídeo antes de exigir al Ayuntamiento «que tome medidas de una vez» y estreche la vigilancia en la zona.

La edil popular ha denunciado la «falta de seguridad y las continuas peleas» junto al local nocturno, una situación que afecta a los 300 vecinos que viven en las cerca de 70 viviendas situadas entre los números 40, 42, 44 de Dato y el 24 de Manuel Iradier. «Sabemos que cuando hay una discoteca suele haber quejas de ruido y se generan problemas, pero creemos que hay que analizar cada caso de forma aislada. Aquí las broncas empiezan a desbordar la paciencia de los vecinos. Hay algunos que salen a recoger a sus hijos a Dato cuando vuelven de noche los fines de semana para que no pasen solos por el tramo final de la calle», ha dicho la también candidata a alcaldesa.

Los populares han hablado con los residentes y éstos les han explicado que el ruido y las vibraciones procedentes del local nocturno «llegan hasta los pisos más altos del edificio», a lo que se suman las voces de los usuarios que entran y salen del establecimiento. Los vecinos también hablan de la «suciedad» que dejan estas personas (desde «vasos a orines, pasando por vómitos»), aunque lo que más preocupa es «la inseguridad, porque es muy habitual que cada fin de semana se produzcan constantes gritos y peleas». En el vídeo, ha recalcado Comerón, «se puede oír desde insultos a la policía hasta amenazas con un cuchillo de grandes dimensiones. Y por desgracia esto no es un hecho aislado». La edil ha recordado la «batalla campal» del 8 de abril de 2018, cuando tras el cierre de la discoteca, 150 personas se enfrentaron con botellas, vasos, sillas y mesas a una treintena de policías que cargaron contra ellos.

Comerón ha pedido al Gabinete Urtaran, y más concretamente al concejal de Seguridad Ciudadana, Carlos Zapatero, que se planteen «un plan específico de seguridad» para esta zona que se lleve a cabo las noches de los viernes y sábados. La Policía o la Ertzaintza, ha dicho, «no deben personarse solo cuando cierra la discoteca».