Actores y equipo de 'Vitoria, 3 de marzo' asistirán mañana al preestreno en los Florida

El rodaje de 'Vitoria, 3 de marzo' se realizó en diversos escenarios de la capital alavesa./igor aizpuru
El rodaje de 'Vitoria, 3 de marzo' se realizó en diversos escenarios de la capital alavesa. / igor aizpuru

Responsables del filme recorrerán por la tarde el entorno de la iglesia de San Francisco donde se produjeron los trágicos sucesos de 1976

Ramón Albertus
RAMÓN ALBERTUS

Es sólo un preestreno, pero las ganas de ver la recreación cinematográfica de los trágicos sucesos del 3 de marzo de 1976 elevan ese rutinario acto en el mundo del cine a la categoría de pequeño acontecimiento local. Los cines Florida acogerán mañana un primer pase reservado al equipo que concibió, filmó y protagoniza 'Vitoria, 3 de marzo'. Es la puesta en imágenes de unos hechos que marcaron la conciencia social de los alaveses. El pase está previsto para las diez de la noche y asistirán algunos actores, aunque la productora no pudo confirmar ayer si se personará o no una de las protagonistas principales, Amaia Aberasturi. También habrá un 'photocall' y se realizará una breve presentación de la película.

Antes de la presentación, hacia las seis y media de la tarde, el equipo de 'Vitoria, 3 de marzo' se unirá a la iniciativa de Memoria Gara. Técnicos, directores y actores visitarán -una vez más- la iglesia de San Francisco y su entorno y mostrarán su apoyo al colectivo que pretende lograr que se reconozca este recinto -donde se produjeron los sucesos- como centro de la Memoria y de los Derechos Humanos.

El estreno oficial de la película en el resto de salas de exhibición tendrá que esperar aún dos meses. La 'première' está prevista para el 1 de mayo. La fecha tiene también su simbolismo, el Día del Trabajo, pese a que en un principio los productores se plantearon el 1 de marzo como día de estreno. No obstante, la película del director cántabro Víctor Cabaco ya se presentó en el Zinemaldia del pasado septiembre, donde los críticos la calificaron como «emocionante». El uso de imágenes de archivo y grabaciones originales de la Policía le aportan una especial fuerza dramática. Antes del estreno oficial, la cinta también podrá verse en el BCN Film Fest (Festival de Cine Internacional de Sant Jordi) que se celebra en Barcelona del 22 al 30 de abril.

Empaque

El empaque de producción, con la fotografía desvaída de Gaizka Bourgeaud y la música de José Luis Canal, marca la diferencia con otras ficciones ambientadas en la época. Que veamos unos pantalones de campana y unas patillas y nos remita a 'Cuéntame cómo pasó' no es culpa de la película, sino del periodo histórico. El filme realiza un retrato veraz de un tiempo gris. La chica protagonista pasará de la trenca y la carpeta forrada con Camilo Sesto en la portada de Superpop a los sótanos de la comisaría. Suena el 'A galopar' grabado por Paco Ibáñez en el Olympia y las 'Campanades a morts' de Lluís Llach. No falta nada. Las octavillas impresas en el ciclostil, el humo del tabaco anegándolo todo en los 'guateques' políticos donde alguien siempre tocaba una guitarra, las llamadas y favores que podían sacar a alguien de la cárcel. El miedo y la desazón. Y París, como el sueño de libertad al que poder viajar en un 'cuatro latas'.

El filme evita las postales turísticas de la ciudad y apuesta por un reparto de nombres apenas conocidos en busca de verosimilitud. El material de archivo se confunde con nuevas escenas rodadas en Super 8, fundiéndose documental y ficción. Tras las imágenes reales de los funerales, con cientos de miles de personas, llegan las dedicatorias «a todas las personas que lucharon en Vitoria para conseguir un mundo más justo y libre».

Los créditos finales de la película no pueden ser más expresivos. Los nombres de Pedro Mari Martínez Ocio, Francisco Aznar, Romualdo Barroso, Bienvenido Pereda y José Castillo, los cinco asesinados por disparos de la Policía Nacional, cierran la pantalla.