Dos días de tormentas con lluvias intensas y granizo en Euskadi para despedir agosto

Imagen de una noche tormentosa en Bilbao. / Borja Agudo

La inestabilidad meteorológica durará hasta el jueves para dar paso a un ligero aumento de las temperaturas y cielos sin nubes

IÑAKI JUEZ

Un sueño de una noche de verano. O, para ser exacto, dos. El viernes y el sábado se registraron Euskadi unas temperaturas típicamente estivales con máximas de 36 grados. Pero el sol dejó paso a las nubes en los cielos vascos a partir del domingo y esta tarde las fuertes tormentas sobre las que habían alertado las autoridades meteorológicas han hecho acto de presencia. En concreto, en Las Encartaciones, donde en apenas 20 minutos han caído 15,9 litros por metro cuadrado en Cerroja (Karrantza).

Ante las previsiones realizadas por Euskalmet, el Gobierno vasco ya había decidido este mediodía activar la alerta amarilla y en el subconsciente colectivo pervive todavía el trágico recuerdo de las inundaciones que tuvieron lugar tal día como hoy hace 36 años.

Pero no nos pongamos dramáticos, porque la llegada de las fuertes lluvias no serán para nada tan funestas. De hecho, «la situación no es comparable con todo lo que sucedió en 1983. Nos enfrentamos a una evolución del tiempo típica del verano con tormentas provocadas por una bolsa de aire frío que dejarán precipitaciones puntualmente intensas y de granizo en determinados momentos. Pero nada más», explica Onintze Salazar, meteoróloga de Euskalmet.

Según la previsión de la propia agencia vasca de meteorología, a partir de la tarde de este lunes las nubes comenzarán a cubrir los claros que se resistían a desaparecer durante la mañana. El viento sur imperante a lo largo de la jornada provocará que las temperaturas ronden los 30 grados y la formación de chubascos tormentosos con aparato eléctrico, aguaceros e incluso granizo.

La alerta por fuertes lluvias permanecerá activa desde las 18.00 horas de hoy hasta las 3 de la madrugada y el tiempo parecerá mejorar en la mañana del martes. Será un espejismo. Por la tarde, las nubes volverán a hacer acto de presencia y, con ella, de nuevo las tormentas, aunque, como el día anterior, con una intensidad moderada. Además, bajarán las temperaturas máximas hasta los 25 grados en las tres capitales vascas al soplar el viento del oeste en la costa y del norte en el interior.

Chubascos débiles

La inestabilidad meterológica se tomará un respiro a partir del miércoles con sol y cielos poco nubosos. También las temperaturas subirán hasta volver a alcanzar los 30 grados en el interior y los 25 en la costa. Eso sí, mucho cuidado si se opta por ir a la playa, porque a la tarde se podrían producir algunos chubascos de escasa importancia que podrían ser algo más fuertes en zonas del interior por la acción del viento norte. «Todo muy típico del verano vasco», sostiene Salazar.

El jueves se espera una nueva bajada de los termómetros en un nuevo capítulo de la inestabilidad meteorológica que ha estado golpeando al verano vasco. Las nubes cubrirán los cielos y amenazarán lluvias, pero, como el día anterior, no se esperan precipitaciones intensas. Y, como si se tratara de una montaña rusa climatológica, el tiempo volverá a mejorar el viernes con un ascenso generalizado de las temperaturas y mucho sol. Una situación ideal para disfrutar del día en la playa y que será aún mejor el sábado, último día de agosto y de las vacaciones para muchos.