Kutxabank pone a la venta el palacio del museo de Arqueología por 1,5 millones

Casa de los Gobeo, ubicada en la confluencia de las calles Correría y Chiquita. /
Casa de los Gobeo, ubicada en la confluencia de las calles Correría y Chiquita.

El edificio que albergó el centro foral permanece cerrado desde 2009 y su calificación sólo permite que se dedique a usos culturales o religiosos

MARÍA JOSÉ PÉREZ

Desde que en la primavera de 2009 el Museo de Arqueología se trasladó a su sede actual del Bibat, la Casa de los Gobeo-Guevara permanece cerrada a cal y canto. Ubicado en la calle Correría, esquina con Chiquita, junto a la catedral vieja, el palacio de 819 metros cuadrados de superficie no ha encontrado inquilino que lo utilice. El convenio que la Diputación foral mantuvo con su propietario, la Caja Vital, entre 1966 y 2009 expiró y aunque hubo numerosos rumores sobre la que podría ser su utilización futura, ninguna de las ideas llegó a convertirse en un proyecto formal.

Con la fusión de las cajas de ahorro vascas, la casa armera construida entre finales del siglo XVI y principios del XVII pasó a formar parte de las propiedades de Kutxabank. Otros edificios emblemáticos quedaron en el patrimonio de la Fundación Vital, como por ejemplo su actual sede en la calle Cuchillería, la Casa del Cordón, o Krea. En los últimos tiempos, el palacio urbano de planta trapezoidal, que cuenta también con un pequeño jardín, ha permanecido bastante olvidado. Pero ahora ha vuelto a cobrar protagonismo y no porque se haya encontrado un usuario sino porque su dueño, Kutxabank, lo ha puesto a la venta, según se hizo eco ayer la Cadena Ser. Fue «hace un mes, aproximadamente», explican a EL CORREO desde la entidad bancaria.

La crisis provocó que los bancos se vieran obligados a convertirse en inmobiliarias para colocar los inmuebles que por uno u otro motivo habían pasado a formar parte de sus bienes. Esta emblemática edificación no es una de ellas, pero sí figura, como las otras, en el portal inmobiliario del banco. Cualquiera que lo consulte puede comprobar que está a la venta por 1,5 millones de euros. «Ése es el precio de salida», precisan fuentes de Kutxabank. Aunque la cifra es «negociable».

La Casa de los Gobeo-Guevara formada, en realidad, por dos propiedades, como son el propio palacio y el pequeño jardín, tiene «difícil venta», reconocen sus propietarios. Esas dificultades están motivadas por dos aspectos. Por un lado, tiene protección de patrimonio arquitectónico, por lo que estructuralmente no se puede tocar. Y por otra parte, sus usos son limitados a fines culturales o religiosos. Para desarrollar en él otro tiempo de actividades sería necesaria una recalificación por parte del Ayuntamiento de Vitoria.

El motivo por el que Kutxabank lo ha puesto en el mercado inmobiliario responde a la política de la entidad de «vender las propiedades que no son necesarias para la actividad propia del banco». Aunque está a la venta, «no nos cerramos a nada», afirman al ser cuestionados sobre si estarían dispuestos a firmar un convenio de alquiler similar al que Vital y Diputación mantuvieron durante más de 40 años. En la última etapa, la administración pagaba algo más de 20.000 euros al año y se encargaba, además, de todos los gastos de mantenimiento.

Iniciativa en Juntas

Tras conocer que el palacio se vende, el Partido Popular presentó una iniciativa para que las Juntas Generales insten a la Diputación a negociar con el propietario un acuerdo para que el uso del edificio sea cultural. En su escrito, el PP propone «varias alternativas como un museo de etnografía alavesa, un centro de interpretación del vino, un museo de historia moderna de Álava o incluso poder albergar parte de la colección del museo de Ciencias Naturales que no se puede mostrar por falta de espacio».

El diputado general, Ramiro González, por su parte, preguntado ayer tras el Consejo de Gobierno, admitió que había conocido esa misma mañana que la Casa de los Gobeo estaba a la venta y afirmó que lo importante es que «todos los edificios que tengan valor estén bien conservados, independientemente de quien sea su titular».