Vitoria homenajea a Lluis Llach

Gorka Urtaran recibe a Lluis Llach a su llegada a Vitoria /
Gorka Urtaran recibe a Lluis Llach a su llegada a Vitoria

El cantautor catalán ha sido recibido en el Ayuntamiento por todos los partidos, salvo el PP, por su contribución a la difusión del 3 de Marzo

IERA AGOTE

El Ayuntamiento de Vitoria ha homenajeado hoy al cantautor catalán Lluis Llach para agradecerle que dedicara su canción "Campanades a morts", a Vitoria y a los sucesos del 3 de marzo de 1976, en los que murieron por disparos de la Policía cinco trabajadores en una asamblea laboral.

El acto de homenaje ha tenido lugar en la Sala de Recepciones del consistorio y ha estado presidido por el alcalde, Gorka Urtaran, el diputado general, Ramiro González, y el presidente de las Juntas Generales de Álava, Pedro Elosegi, y al mismo han acudido familiares y amigos de las víctimas.

Asimismo han estado presentes representantes de todos los grupos políticos municipales y forales excepto el PP, que ha justificado su ausencia en que «Llach es un político en activo», ya que es diputado autonómico en Cataluña por Junts pel Sí, y además, «no tiene ninguna vinculación con Vitoria».

Durante su discurso de agradecimiento a Llach, Urtaran ha recordado que esta semana se conmemora el 40 aniversario de los sucesos del 3 de marzo. Ha explicado además que hace un mes el consistorio recibió una carta de una iniciativa ciudadana con la propuesta de hacer una distinción especial a Lluis Llach, «que fue capaz de recoger con una sola canción el dolor y el espíritu que reinaba en Vitoria tras el asesinato de cinco personas a manos de la Policía». En su opinión, con su canción "Campanades a morts", que Llach compuso el día posterior a los sucesos, el cantautor catalán expresó «su cariño, cercanía y solidaridad a las víctimas de aquella masacre y además quiso denunciar la impunidad que en ese momento reinaba en el Estado».

Por todo ello, el Ayuntamiento de Vitoria ha querido mostrar a Llach su agradecimiento «de todo corazón y emocionado» en nombre de todos los vitorianos. Por su parte, Llach se ha mostrado «muy orgulloso» por el reconocimiento, que supone «una forma de dar un abrazo a los familiares de las víctimas». Asimismo Llach ha asegurado que 40 años después «sigue sin haber ningún reconocimiento de culpabilidad del Estado, que fue el responsable de los hechos», una circunstancia que ha calificado como «extraña». Por todo ello ha asegurado que quienes están en favor de las libertades individuales y colectivas «tienen aún mucho trabajo por hacer», por lo que ha animado a los asistentes a «emprender» dicha tarea.

La recepción de hoy con la entrega de una placa conmemorativa a Lluis Llach ha sustituido a la intención inicial del alcalde de nombrarlo hijo adoptivo de Vitoria, una propuesta que no contaba con el apoyo del PP ni del grupo municipal socialista. Sin ese respaldo la propuesta no alcanzaba la mayoría suficiente de dos tercios de los concejales para salir adelante en el pleno municipal, por lo que Urtaran renunció a nombrarlo hijo adoptivo y optó por rendirle un homenaje.

Este ha coincidido con un acto de vandalismo contra la escultura y los monolitos erigidos en Vitoria y en Alegría-Dulantzi (Álava) en memoria de los cinco trabajadores fallecidos el 3 de marzo de 1976, ya que han aparecido pintados de rojo y amarillo, y en uno de los casos con una pegatina de la Falange Española. Instituciones, partidos y sindicatos de Álava han denunciado estos ataques y han opinado que son «una falta de respeto» a toda la sociedad vitoriana, que sufrió aquellos sucesos «con mucho dolor».

El cantautor ha sido recibido en plena plaza de España por el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, al que posteriormente ha acompañado al salón de plenos para recibir una placa y el aplauso de las formaciones políticas.

Esta mañana, Llach, que es actualmente parlamentario de Junts pel Sí en la cámara catalana, ha estado también en la puerta de la prisión de Logroño para asistir a la salida de la cárces de Arnaldo Otegi.

El autor del tema Campanades a Morts, en memoria de los cinco asesinados en los sucesos del Tres de Marzo, iba a recibir la distinción de hijo adoptivo coincidiendo con el 40 aniversario de la tragedia ocurrida en la iglesia San Francisco de Zaramaga. La junta de portavoces había decidido otorgarle este título a propuesta del alcalde Gorka Urtaran, que había recogido la solicitud de un colectivo encabezado por el superviviente de la actuación policial Andoni Txasko y el antiguo consejero vasco de Justicia Joseba Azkarraga. Sin embargo, un sorpresivo desmarque del PSE provocó que la propuesta no gozase de la mayoría suficiente en el pleno y que se pensara entonces en otro tipo de reconocimiento para el cantautor y político catalán.

Polémica política

El equipo de gobierno decidió entonces ofrecer a Lluis Llach una recepción «en la que brindaremos nuestro reconocimiento por haber sabido recoger en una canción el sentimiento y el dolor de los vitorianos tras el asesinato de cinco trabajadores, y por ayudarnos a recuperar una parte de nuestra memoria histórica», explicaba el alcalde. Esta recepción será este martes a lñas 13.30 horas en los salones municipales de la plaza de España.

El grupo municipal del PP no acudirá a la recepción «en coherencia con lo defendido hasta ahora», apuntó en un comunicado. Llach «es un político en activo y sin ninguna vinculación con Vitoria», aseguró la concejala Leticia Comerón, que dejó claro que la ausencia de los populares en este acto no se debe a los sucesos de hace cuatro décadas, «que los condenamos rotundamente, y además todas las víctimas y sus familias cuentan con todo nuestro respaldo y cariño». Sin embargo, consideró que una institución pública como en este caso el Consistorio, «no debe hacer ningún reconocimiento a una persona que es cargo político y no tiene relación con Vitoria. No vemos conveniente mezclar el nombre de la ciudad con éstas ni ningunas otras siglas», en alusión a Junts pel Sí, la coalición soberanista catalana.

El PP fue la primera formación que se mostró contraria a hacer un reconocimiento a Lluis Llach, cuando el pasado 25 de enero, en una junta de portavoces, el Gabinete Urtaran propuso nombrar al cantautor catalán hijo adoptivo de Vitoria. Los populares rechazaron la propuesta, «a diferencia de los bandazos del PSE que primero dijo que estaba a favor y luego reculó. Sin embargo, al final parece que sí acudirán los socialistas a la recepción», concluye Comerón.