Mujeres que fueron maltratadas se asocian para dar apoyo a afectadas

El grupo se presentó ayer en Vitoria. /
El grupo se presentó ayer en Vitoria.

La asociación, que ya atiende a tres mujeres, celebrará el próximo 28 de noviembre una fiesta con conciertos, talleres y otras actividades lúdicas e informativas, «a la que invitamos a todo el mundo a participar y conocernos»

MARÍA JOSÉ PÉREZ

Hace algún tiempo fueron mujeres maltratadas y ahora «nos gusta definirnos como sobrevivientes. Queremos ser un ejemplo». Eso es lo primero que quieren transmitir desde la Asociación de Mujeres Sobrevivientes, Bizirik, que ayer se presentó ante la sociedad vitoriana en el centro cultural Montehermoso. «No queremos dar pena», avisa Conchi Villarreal, una de las portavoces del recién creado colectivo. La idea de agruparse surgió el año pasado en el transcurso de las sesiones compartidas en las que tanto ellas como el equipo impulsor formado por Maitena Monroy (fisioterapeuta y especialista en violencia contra las mujeres) y personal de la Policía Local y del servicio de Igualdad «han aprendido y compartido mucho unas con otras», explicó la concejala de Igualdad, Jaione Aguirre.

Entonces idearon esta asociación que, de momento, integran 15 mujeres. Su objetivo es «ayudar, escuchar, acompañar...» a quienes ahora están siendo maltratadas desde la experiencia que da «el conocimiento al haber vivido la misma situación». Villarreal deja bien claro que «de esto se sale. Las chicas deben pensar que una vez que se ha pasado por el maltrato y la violencia, todo lo que venga después va a ser bueno».

Aunque llevan poco tiempo en marcha, ya atienden a tres mujeres. Se reúnen con ellas «donde podemos», por lo que consideran «fundamental» conseguir un local. Ya han presentado la correspondiente solicitud para la cesión de uno. En esa sede podrán desarrollar distintas ideas que tienen en mente. Irán «poco a poco porque éste es un camino muy largo». De momento, su primera actividad abierta al público la celebrarán el próximo 28 de noviembre, en la sala Subcubo (calle Cubo, 5). Han programado una fiesta «a la que invitamos a todo el mundo, que vengan a participar y conocernos». De las 15 hasta las 22 horas, habrá conciertos, talleres y otras actividades lúdicas e informativas.

Entre sus previsiones está la de colaborar con distintas asociaciones y colectivos. Por ahora ya lo hacen con Cruz Roja, a través de la que han recibido a algunas de las chicas a las que atienden. Villarreal explica que es importante que la sociedad las conozca porque «muchas veces estas situaciones se viven con vergüenza». Entiende que «es duro, complicado, acudir a una institución para contar lo que te está sucediendo». Bizirik puede hacérselo más fácil «porque nosotras entendemos perfectamente lo que les pasa porque lo hemos vivido».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos