El SEA suma apoyos para pedir al alcalde que no suba el IAE un 41%

Gómez y Urtaran coincidieron ayer en un acto en Abastos; en la imagen están con el gerente del mercado, López de Foronda. /
Gómez y Urtaran coincidieron ayer en un acto en Abastos; en la imagen están con el gerente del mercado, López de Foronda.

La Cámara de Comercio, los empresarios de Júndiz y la Asociación de Trabajadores Autónomos rechazan el incremento «injusto» del Impuesto de Actividades Económicas

JUAN CARLOS BERDONCES

SEA-Empresarios Alaveses encontró ayer el respaldo de diferentes organizaciones en su batalla contra el Ayuntamiento de Vitoria para conseguir que el Gabinete Urtaran deje en un 5% el aumento del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) y renuncie a mantener la subida en el actual 41%. Durante un acto celebrado en la plaza de Abastos en la que representantes de 19 organizaciones firmaron un manifiesto de apoyo al comercio local, la patronal sumó adhesiones después de que esta misma semana anunciara su intención de volver a los tribunales si el Consistorio mantiene ese incremento «desproporcionado». Los recibos ya se han girado con ese 41%, que aprobaron a finales del año pasado el PP y EH Bildu cuando Javier Maroto era alcalde.

Las opiniones

Gregorio Rojo Cámara de Comercio «Aumentar el IAE por encima de otros impuestos es un castigo para las empresas»
Tomás Pérez Asociación empresarial de Júndiz «Esperemos que se solucione el asunto porque la repercusión que puede tener es importante»
Ernesto García Asociación de autónomos «Es cierto que todos debemos hacer esfuerzos, pero los empresarios ya hemos hecho muchos»

«Quiero ser optimista», aventuró el presidente de SEA, Pascal Gómez, quien recordó que PP y PNV pactaron ya a principios de 2015 limitar la subida del IAE en el 5%, pero ese acuerdo no tuvo efectos prácticos. Este impuesto «nos afecta directamente a las empresas -que facturan por encima de 2 millones de euros «independientemente de si tiene o no beneficios», añadió- y hay que tener en cuenta que el 70% de las afectadas se encuentran en pérdidas. Confío en que finalmente haya un cambio de opinión».

Que Urtaran dé marcha atrás también fue la reivindicación trasladada por dirigentes de otras organizaciones empresariales. El incremento, «además de injusto y desproporcionado», es «un castigo», aseguró con rotundidad el máximo dirigente de la Cámara de Comercio e Industria de Álava, Gregorio Rojo. Entiende que esa subida del 41% no se ajusta a la realidad «sobre todo si tenemos en cuenta que otros impuestos no crecen igual».

Desde la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) en Euskadi, su presidente, Ernesto García Ozaeta, planteó que «en nuestro caso hablamos de empresas con menos de cinco empleados, con lo que dejar el aumento del IAE en el 5% es vital». Asume que la situación de las arcas municipales no es fácil -en ello se basa el regidor para mantener ese incremento, aunque lo tilde de «confiscatorio y revanchista», ya que de bajarlo el «desfase económico» del Consistorio crecería en tres millones de euros-, y comparte García Ozaeta el planteamiento de que «todos debemos hacer esfuerzos, pero durante los largos años de crisis los empresarios ya hemos hecho muchos y seguimos haciendo».

Riesgo de 500 empleos

La patronal SEA también alerta de que el «exagerado» Impuesto de Actividades Económicas podría tener repercusión en el empleo ya que «500 puestos de trabajo» estarían en riesgo. «Necesitamos que este asunto se solucione», coincidió Tomás Pérez, portavoz de la Asociación de Empresarios de Júndiz, «porque la repercusión que puede tener es importante».

El impacto económico de la subida del IAE «puede que no lo aguanten muchas empresas» con lo que habría más cierres. De ahí que todos ellos reclamen a Urtaran un cambio de opinión que se antoja difícil.