Estefanía Beltrán de Heredia: "El 'muro popular' de Vitoria fue un acto electoral de EH Bildu"

Agentes de la Ertzaintza desalojan una a una a las pertsonas que formaron una barrera humana/
Agentes de la Ertzaintza desalojan una a una a las pertsonas que formaron una barrera humana

La consejera vasca de Seguridad ha denunciado que el objetivo de esta concentración fue "buscar el enfrentamiento" con los agentes.

EFE

La consejera vasca de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, ha defendido hoy que la Ertzaintza "cumplió con su obligación" durante la detención de tres miembros de Segi en Vitoria y ha opinado que el "muro popular" que les protegía era un "acto electoral" y parte de la "liturgia" de EH Bildu.

Los tres fueron detenidos tras ser condenados por "integración en banda armada". La Ertzaintza les arrestó en la capital alavesa tras deshacer el "muro popular" integrado por unos 200 jóvenes que trataron de dificultar su identificación en la Plaza de la Virgen Blanca de la ciudad.

El parlamentario de EH Bildu, Julen Arzuaga, ha preguntado hoy en el pleno de control del Parlamento Vasco a la consejera sobre este operativo. Arzuaga ha denunciado que los agentes actuaron con una "violencia loca" contra lo que ha denominado como un "acto de resistencia pasiva".

"El origen del operativo era ilegítimo y el ataque fue absolutamente inadecuado y desproporcionado. Cualquiera con una mínima sensibilidad lo ve así", ha opinado. La consejera ha defendido que la Ertzaintza "cumplió con su obligación", tras acusar a la izquierda abertzale de "ser especialista en poner deberes a otros y en no hacer los propios".

Ha calificado el "muro popular" de "liturgia y acto electoral" preparado por EH Bildu y ha dicho que "acabada la liturgia" y "sin las cámaras" de los medios de comunicación delante, los detenidos "cumplieron con la ley".

Beltrán de Heredia ha denunciado que el objetivo de esta concentración fue "buscar el enfrentamiento" con los agentes. En este sentido, ha dicho que los congregados "tuvieron todas las oportunidades para poder resolver la situación de otra manera menos dramatizada, menos coreada, menos utilizada como objeto de escaparate y deseo político".

Ha insistido en que el acto no fue de resistencia pasiva, sino de "resistencia muy activa" porque se produjeron "gritos, insultos y agresiones" a la Ertzaintza. "Fue un acto desobediente, pero pacífico no", ha subrayado la consejera, quien ha preguntado a Arzuaga si lo que busca es "una policía que actúe al margen de la ley sólo cuando le conviene (a EH Bildu)".