Arde de madrugada un Ferrari aparcado cerca del pantano de Ullibarri-Gamboa

Estado en el que ha quedado el coche tras el incendio/
Estado en el que ha quedado el coche tras el incendio

El conductor ha sido trasladado a Txagorritxu con leves quemaduras sufridas al tratar de sofocar él mismo un incendio producido a las 4.15 horas cuando estaba en el interior del vehículo con su pareja

SERGIO EGUÍA

Por improbable que resulte un hecho nunca es imposible. En caso contrario nadie jugaría a la Lotería. Aunque la suerte también puede darnos la espalda en ocasiones. Esta madrugada, sobre las 4.15 horas, un Ferrari aparcado en las inmediaciones del pantano de Ullibarri-Gamboa, en la zona de Landa, ha ardido. Según las fuentes consultadas por EL CORREO, de forma fortuita. En su interior estaba una pareja.

El conductor, del que no ha trascendido la identidad, pero "que no es un turista que estuviera de paso por nuestro territorio" ha reaccionado rápido y ha intentado apagar él mismo las llamas. Solo ha logrado quemarse las manos. Afortunadamente las lesiones no parecen graves, aunque ha tenido que ser trasladado a Txagorritxu. Su acompañante, que en un primer momento parecía no haber sido afectada, también ha sufrido alguna lesión al tratar de alcanzar el pequeño extintor que incorpora el vehículo.

El coche es un Ferrari 360 Modena con 12 años de antiguedad. En 2004, la marca italiana dejó de fabricarlo y lo sustituyó por el F-430. Se trata de l primer Cavallino en el que tanto el chásis como la carrocería se construyeron íntegramente en aluminio. Bajo el capó, el alma del cupé la ocupa un motor V8 de 3.568 centímetro cúbico que rinde hasta 400 CV.

Hasta el lugar se han desplazado efectivos del cuerpo de bomberos y de la Ertzaintza que han controlado el pequeño incendio, quedando todo en una curiosa anécdota. Cuando llegaron los bomberos al lugar del accidente se encontraron con el vehículo totalmente envuelto en llamas, que consiguieron apagar utilizando espuma. A requerimiento del equipo de investigación de la Ertzaintza y para ser fotografiado, se limpió de espuma el vehículo y una vez captadas las imágenes, se volvió a cubrir con espuma para evitar una posible reignición.

Arde otro Ferrari en Valladolid

Aunque la aciaga jornada no acaba aquí para los Ferrari. Ayer jueves, sobre las cuatro de la tarde otro modelo de la marca prendía fuego en una carretera de Sardón de Duero, provincia de Valladolid. Según informa EL NORTE DE CASTILLA, mientras circulaban, los dos ocupantes del vehículo detectaron que la temperatura del mismo había subido demasiado por lo que decidieron parar en la Bodega Abadía Retuerta. Poco después, optaron por continuar, pero unos kilómetros más tarde el coche se incendió. Pese a lo aparatoso del accidente, los dos ocupantes resultaron ilesos.