Un coche de lujo para olvidarse de repostar

El BMW i3, por las calles de Vitoria/
El BMW i3, por las calles de Vitoria

EL CORREO prueba el nuevo BMW i3, primer vehículo con baterías de la marca alemana, de la mano de EVE con motivo del segundo aniversario del punto de Movilidad Eléctrica

SERGIO EGUÍA

¿Ya? Es la pregunta más común entre las personas que se suben de copiloto en un vehículo eléctrico cuando lo ven arrancar por primera vez. Como no hay combustión, no hay ruido, ni vibración, ni humo. Las luces del salpicadero se encienden, sí, pero eso también sucede en los coches de ahora sin que el motor esté en marcha. De hecho, el conductor se hace la misma cuestión. La única diferencia en que lo hace en voz baja, para sus adentros, y disimula. Luego aprieta el acelerador sin tener muy claro si esta cosa llena de pantallas, pero sin palanca de cambios o pedal de embrague se va a mover realmente. Lo hace. Bien. Y cómo. En unos metros el gesto de incredulidad se torna sonrisa. La verdad es que conducir un coche eléctrico, algo que la mayoría de vascos ni se plantea hoy en día, es de lo más divertido. No es solo una opción más limpia y eficiente.

Los eléctricos molan. Son rápidos, ágiles, silenciosos y muy muy divertidos de manejar. El CORREO ha tenido la ocasión de viajar en el nuevo BMW i3, el primer modelo eléctrico de alta gama de la marca bávara, con motivo de una visita al centro de Movilidad Eléctrica que el Ente Vasco de la Energía abrió en Vitoria hace casi ya dos años. Y la experiencia merece la pena. Una de las tareas del EVE es incentivar y dar a conocer el uso de los automóviles enchufables entre la ciudadanía y no hay duda que con actividades como esta son un magnífico escaparate para lograrlo. Más aún en tiempos de crisis cuando tomar la decisión de invertir en un coche eléctrico -más caro y con menos autonomía que uno convencional- es complicada. Pero no se conforme con que se lo cuenten, pruebe usted mismo. Hasta el 9 de mayo, el EVE invita a probar el i3 a todo el que lo solicite en el centro de la calle José Mardones de 9 a 14 y de 16 a 19 horas. El único requisito es poseer carnet de conducir.

Daniel Álvarez es el product genius en el servicio oficial BMW Enekuri Motor. Él es la persona que le enseñara este cuatro plazas de 170 CV, 25 Nm de par y poco menos de 1.200 kilogramos de peso. Un urbano eléctrico que le dejará literalmente pegado al asiento si acelera a fondo. Es uno de los principales atractivos para los que les gusta conducir. Al contrario que un motor de combustión, el eléctrico entrega su potencia de forma inmediata y no de manera gradual dibujando una curva Olvídese de eso de subir revoluciones para que responda. Ah, y el freno también funciona de una manera alternativa. Seguro que en un descenso pronunciado ha usado el cambio para retener y que el coche no se lance. Pues con los frenos regenerativos de los eléctricos el automóvil lleva incluso a pararse con solo levantar el pie del acelerador. La razón radica en que como los KERS de la F1, se cuando no aceleramos, la inercia se usa para recargar las baterías.

Aunque más allá de lo útil -si la autonomía encaja en el uso que hace el conductor- y lo lúdico del manejo, los vehículos eléctricos son una apuesta de futuro para las instituciones y, cada vez más, para las marcas. Desde el Área de Transporte del EVE, Mónica Díaz, recuerda que aunque la crisis económica ha frenado, y mucho, los planes de implantación del vehículo eléctrico en Euskadi, el objetivo, ambicioso, es que en 2020, tengamos 43.000 vehículos eléctricos circulando por el Pais Vasco. Esto hará necesaria además una red de 13.000 puntos de recarga.

Hoy, hay algo menos de 400 de estos vehículos en las carreteras vascas. El parque de vehículos matriculados en las tres provincias se acerca al millón trescientos mil. Queda mucho camino por recorrer. No obstante, apunta Díaz, la industria auxiliar del automóvil vasca -de la que dependen 60.000 familias- está preparada y son muchos los proyectos de investigación y los procesos avanzados de esta tecnología en los que estamos implicados.

-¿Y en Vitoria?

-Vitoria es una de los referentes la adecuación de las ordenanzas municipales para favorecer el vehículo eléctrico. En la capital alavesa, por ejemplo, están exentos de pagar el impuesto de vehículos tractores.