Los 115.000 árboles de Vitoria absorben la contaminación de 400 coches al año

Los 115.000 árboles de Vitoria absorben la contaminación de 400 coches al año

Lakua-Arriaga es el barrio con más ejemplares y Abetxuko el que menos. Según el CEA Green Lab, ahorran 1,4 millones al año a la sanidad pública

Rosa Cancho
ROSA CANCHO

El Centro de Estudios Ambientales tiene un laboratorio experimental, el Green Lab, que se ha propuesto cuantificar los beneficios que generan los árboles de las calles y parques de Vitoria. Los 115.000 ejemplares que estos días se encuentran en pleno apogeo primaveral -mala noticia para los alérgicos- almacenan más de 55.000 toneladas de CO2. Parte de ellas las necesitan para su fotosíntesis. Es equiparable a todo el dióxido de carbono que emite la ciudad en cuatro días. Dicho de otra manera, «secuestran» cada año casi 2.300 toneladas de este gas contaminante, la misma cantidad que generan unos 400 coches al año. No es suficiente para limpiar la atmósfera, pero es mucho más de lo que pueden decir otras ciudades del entorno.

El Green Lab, en colaboración con la Unidad de Paisaje Urbano del Ayuntamiento, acaba de hacer público un estudio que censa los árboles y demuestra que son algo más que un bello objeto ornamental. Eliminan, según los expertos, algunas de las partículas contaminantes más problemáticas para la salud de los vitorianos. Se 'comen' el ozono, el NO2 y otras más pequeñas, «como el PM 2,5», causantes de enfermedades respiratorias. Los técnicos del CEA calculan que su contribución a la causa ahorra 1,4 millones de euros al año a la sanidad pública.

A esta lista contable de beneficios se les añaden los 58.000 euros que se ahorra el Ayuntamiento en la gestión de aguas torrenciales. «Interceptan el agua de la lluvia y evitan que más de 30 millones de litros anuales fluyan por superficies impermeables», concluyen los redactores. Colaboran, por tanto, en la lucha contra el efecto 'isla de calor urbana'. Para realizar estas cuentas, el Green Lab se ha servido de un software libre creado por el Servicio Forestal de Estados Unidos que permite valorar en términos biofísicos y económicos este tipo de ventajas de los árboles. De momento, sólo se ha aplicado a los plantados en calles y parques y se ha dejado el Anillo Verde para otra ocasión. El informe incluye los 3.000 ejemplares plantados durante el pasado año y los primeros meses de este. En conjunto por la geografía local hay representación de 285 especies y variedades diferentes de árboles y otras 330 de arbustos.

Un parque cada dos minutos

Por barrios, los nuevos son los que se llevan la mejor parte por mor de la reciente planificación urbanística. El diseño de nuevas zonas residenciales ha dado más importancia a lo verde que al asfalto en los últimos años -aunque las avenidas siguen siendo enormes en Salburua y Zabalgana- y el resultado es que Lakua-Arriaga se sube al podio del más frondoso, con un 18% del total de esos 115.000 ejemplares. En el otro extremo quedan Abetxuko, con una limita masa arbórea, y los polígonos industriales, donde nunca se ha cuidado este asunto.

Otro dato. Da igual donde viva uno. Lo máximo que puede tardar hasta que se tope con un espacio verde en su camino son dos minutos y medio. En ese vergel que está al lado de su casa encontará que más del 55% de lo que florece es de alguna especie autóctona y por tanto cuesta menos de mantener con agua porque están adaptadas al medio. Además están combinados de tal manera por géneros y familias que ante una eventual plaga o enfermedad, mantendrán la salud.

El CEA aplicará esta misma herramienta al Anillo Verde. Los datos de absorción de CO2 serán mayores, pero aún con los resultados actuales «se confirma la importancia del arbolado urbano para el mantenimiento de la calidad del aire», resumen los autores de informe. «También se observa la urgencia de reducir los niveles de emisiones de gases contaminantes y efecto invernadero. La infraestructura verde no va a frenar el cambio climático ella sola».

En su contexto

3.000
árboles se han plantado durante todo 2018 y los primeros meses de 2019
Censo urbano
Son 115.000 plantados en aceras, parterres y parques. No están incluidos los del AnilloVerde que serán analizados como ecosistema.
1,4
millones calcula el CEA que se ahorra la sanidad por la contribución de estas masas arbóreas a la eliminación de partículas contaminantes que desencadenan enfermedades respiratorias.
La herramienta
Utilizan un software libre del Servicio Forestal de Estados Unidos.