De Amárica a Oteiza, la importancia del retrato en el Bellas Artes

El Museo de Bellas Artes inaugura la nueva exposición "Retratos y autorretratos de artistas" que se prolongará hasta el 20 de marzo

IERA AGOTEVitoria
La responsable del museo, Sara González de Aspuru, ante un autorretrato de Fernando de Amárica/
La responsable del museo, Sara González de Aspuru, ante un autorretrato de Fernando de Amárica

El retrato y el autorretrato, un género en sí mismo, cobra protagonismo desde este jueves en el museo de Bellas Artes de Álava, en una muestra comisariada por Santiago Arcediano y la técnico responsable del museo, Sara González de Aspuru. "El retrato es una ventana abierta a la realidad social, política, económica y cultural de cada momento, de manera que a la vez que se puede observar información del artista y de la persona retratada, también se revelan aspectos de cada época", ha explicado este miércoles Arcediano en la presentación de la muestra.

La exposición cuenta con un total de 38 obras entre pinturas, esculturas, dibujos y grabados y 9 fotografías, en su mayoría de autores vascos, con una fuerte presencia de artistas alaveses, y varios ejemplos de pintores españoles.

La exposición tiene un hilo conductor muy concreto, y es el de que todas las obras representan retratos o autorretratos de artistas, junto con la imagen de algún taller como espacio de afirmación del trabajo de los mismos. Los retratos van desde mediados del siglo XIX hasta mediados del XX, un recorrido de casi 100 años entre la obra más antigua y la más reciente de artistas como Pablo Uranga, Fernando Amárica, Lorenzo Fernández de Viana o Ignacio Díaz de Olano.