Maroto: "El casco obligatorio es como exigir al peatón que lleve paraguas por si llueve"

Tráfico insiste en el "efecto beneficioso" del casco obligatorio para ciclistas en las ciudades mientras Vitoria, Madrid, Barcelona o Valencia se muestran contrarias a la medida

S.CARRACEDOVITORIA
De Andrés y Maroto con bicicletas y sin casco, por Vitoria. / B. Castillo/
De Andrés y Maroto con bicicletas y sin casco, por Vitoria. / B. Castillo

El debate entorno a la normativa del uso del casco en las ciudades sigue latente. La directora general de Tráfico, María Seguí, aseguró el miércoles que la DGT "no tiene ninguna duda respecto del efecto beneficioso" del uso obligatorio del casco para ciclistas en ciudad -actualmente sólo es obligatorio en vías interurbanas-, motivo por el que impulsa desde su entidad un cambio de legislación ahora abierto al debate político en la Cámara Baja. Mientras ello ocurre, no obstante, numerosas ciudades, con sus alcaldes al frente, han puesto el grito en el cielo para oponerse a la obligatoriedad de esta protección, en la que ven un efecto disuasorio respecto al uso de la bicicleta.

El alcalde de Vitoria, Javier Maroto, contrario a la medida que impulsa el Gobierno de su propio partido, es uno de ellos. Este martes, cuando la directora de la DGT compareció en el Congreso a cuenta de la futura regulación, apuntó que esta exigencia del casco en la ciudad "es como obligar a los peatones a llevar paraguas por si llueve". Asociaciones de ciclistas urbanos, como Gasteizko Bizikleteroak, cree más adecuado que "cada uno use el casco de forma opcional" ya que la obligatoriedad "hace que descienda el número de personas que usan la bicicleta en las ciudades". Pero las críticas no solo se han suscitado desde Vitoria, si no también desde ciudades como Valencia, Barcelona o Madrid.

Seguí invitó a los grupos parlamentarios a que debatan esta controvertida propuesta en una ponencia específica antes de incluirla en la modificación del Reglamento General de Circulación. Sobre las críticas, Seguí defendió que "no son nuevas" y que se repiten cada vez que se introduce un nuevo elemento de seguridad, como el casco para ciclomotor o el cinturón para los vehículos. "Hace décadas que se esgrimen -estas razones- en nuestro país o en todo el mundo y en la inmensa mayoría de las ocasiones se ha demostrado incierto", ha apuntado.

12 ciclistas muertos en 2011

La DGT señaló que en 2011 murieron 12 ciclistas en vías urbanas y que hubo además 285 heridos graves y 2.788 leves, según fuentes policiales. Sin embargo, varias asociaciones de ciclistas urbanos han indicado que la mayor parte de las muertes de ciclistas en ciudad fueron "por atropello", mientras que por golpe en la cabeza ascendieron a "tres casos" en España, "misma cifra que peatones muertos por caída de maceta o por caída de un rayo".

Actualmente en España hay 20,5 millones de bicicletas, usadas a diario por 3 millones de personas. De los 48.000 millones de desplazamientos que realizan los españoles en un año a pie en cualquier vehículo, "menos de un 2%" se realizan en bicicleta, según datos de la DGT. La directora de Tráfico ha defendido que la intención de la reforma del reglamento es "conceder por primera vez un protagonismo especial" a los peatones y ciclistas, así como alentar un "cambio cultural" destinado a "pacificar el tráfico" y "fomentar la bicicleta como medio de transporte preferente" con distintas medidas, pese al interés de "algunos" de "centrar el debate en el uso del casco".

El conjunto de la oposición se ha quejado de la manera en que la DGT ha llevado la reforma, sin haber dado traslado del borrador a los grupos parlamentarios y sin haber informado antes de que se iba a enviar a las Cortes una modificación de la Ley de Tráfico. Asimismo, los portavoces de la oposición, aunque han apoyado la mayoría de la reforma, han mostrado sus reticencias a aprobar la obligatoriedad del casco en ciudad. Algunas de las opiniones han sido que la medida, "de entrada, puede ser precipitada" o que "no se respeta la opinión de los usuarios de bicicletas". También que puede ser "un freno al uso de la bici".

Valencia alegará contra el uso obligatorio del casco

Algunos ayuntamientos no han tardado en posicionarse. El de Madrid se salió de la comisión y el Ayuntamiento de Valencia ha anunciado que presentará alegaciones contra la obligatoriedad del uso del casco en ciudad por parte de los ciclistas. En esta línea también están los consistorios de Zaragoza o Barcelona. El regidor de la ciudad condal, Xavier Trías, verbalizó este martes el posicionamiento de estas ciudades al considerar que "es un error porque hará disminuir el uso de la bicicleta".

El concejal de Circulación y Transporte de Valencia, Alberto Medoza, asegura que la experiencia de otros países, como Israel y Australia, donde se obligó al uso del casco en el servicio público de bicicletas redujo un 50% la utilización de este medio de transporte. El uso obligatorio del casco supondría "una molestia añadida", apuntó Mendoza, y llevaría a muchas usuarios a renunciar a optar por este medio de transporte, una apuesta por ser más ecológico y reducir la contaminación.