La Eurocámara rechaza una moratoria para el 'fracking'

Los eurodiputados piden no obstante a los Gobiernos de la UE ser "cautos" a la hora de conceder permisos de explotación de combustibles fósiles pendientes de un análisis más prof

EUROPA PRESSBRUSELAS

El pleno de la Eurocámara ha reconocido este miércoles que los Estados miembros son los competentes para decidir si autorizan actividades de exploración o extracción del gas de esquisto pero han reclamado que la normativa europea debe ser lo suficientemente estricta con prácticas que pueden provocar daños al medio ambiente como la extracción mediante fractura hidráulica en sendas resoluciones adoptadas por amplia mayoría.

Los eurodiputados han rechazado una enmienda - por 391 votos en contra, 262 a favor y 37 abstenciones-- que instaba a los Estados miembros a no autorizar nuevas operaciones de fractura en territorio europeo. Los eurodiputados piden no obstante a los Gobiernos de la UE ser "cautos" a la hora de conceder permisos de explotación de combustibles fósiles pendientes de un análisis más profundo.

Los eurodiputados defienden contar con un análisis exhaustivo del marco normativo europeo sobre la prospección y la explotación de combustibles fósiles no convencionales e insisten en que es necesario contar con un "régimen riguroso de regulación" para estas actividades de extracción del gas de esquisto, especialmente mediante la fractura hidráulica o ' fracking '.

Este tipo de actividad debería contar a su juicio con planes especiales para el uso y reciclaje de agua en todo caso y las empresas deberían revelar los productos químicos que utilizan en el proceso para cumplir con la normativa europea. Los eurodiputados piden que se utilicen en todo caso procesos que respeten el medio ambiente y las mejores técnicas para garantizar la máxima seguridad y que la industria se responsabilice "de manera completa" de las inversiones sustanciales para construir la infraestructura necesaria.

El comisario de Medio Ambiente, Janez Potocnik, ha celebrado el resultado de la votación en la Eurocámara y ha admitido que "está claro que el desarrollo futuro del gas de esquisto dependerá del nivel de aceptación pública del ' fracking '". "Abordar los riesgos para la saluda y medioambientales será de importancia capital para que la industria obtenga una aceptación pública amplia y una 'licencia pública para operar' en Europa. Nuestro desafío es tomar las decisiones correctas y equilibradas", ha explicado en un comunicado.

El comisario ha reconocido que los estudios llevados a cabo "indican que existen un número de incertidumbres o lagunas en la actual legislación de la UE" que regula la concesión de licencias y las actividades de explotación y producción.

Por ello, ha avanzado "la intención" del Ejecutivo comunitario de presentar "el próximo año un marco para gestionar riesgos, abordar las deficiencias regulatorias y ofrecer el máximo de claridad y predictibilidad para los operadores del mercado y ciudadanos en toda la UE".

Los eurodiputados admiten que se necesitan promover otras políticas y medidas para garantizar el suministro en la UE a largo plazo, entre ellas aumentar de forma significativa la utilización de las energías renovables y para mejorar la eficiencia y ahorro energéticos dado que la demanda seguirá aumentado a nivel comunitario mientras que la producción caerá en los próximos años. Se cree que las importaciones aumentarán en la UE hasta los 450 billones de metros cúbicos a la altura de 2035.