Arrestan a la hija de una viuda vasca por matarla a golpes en su casa de Salou

Fue la propia sospechosa, detenida junto a un amigo, quien alertó a la Policía de que había encontrado el cadáver de su madre al llegar a la vivienda

IÑIGO BOULANDIERBILBAO.
Nathalie C., de 47 años, sale escoltada por un agente de la vivienda donde mató a su madre. ::
 EFE/
Nathalie C., de 47 años, sale escoltada por un agente de la vivienda donde mató a su madre. :: EFE

«Era una persona muy educada, siempre iba bien arreglada y nunca dio problemas». Salou se despertó el pasado lunes con una noticia trágica. El cuerpo de Mari Carmen de la Rosa, una bilbaína de 69 años afincada en esta localidad costera desde hace más de una década, apareció asesinada en su domicilio de la calle Tarragona número 2. La fallecida yacía en el suelo con evidentes signos de violencia: mostraba varios golpes en la cabeza propinados con algún objeto contundente. Fue su hija de 47 años, Nathalie C.R., quien encontró el cadáver sobre las once y media de la mañana y quien alertó a las fuerzas de seguridad.

Mientras los vecinos quedaban estupefactos por el crimen, la policía comenzó a barajar varias hipótesis. El hecho de que la mujer fuese viuda desde hace un año y no hubiese iniciado ninguna relación sentimental desde entonces descartó casi por completo la opción de la violencia machista como causa del homicidio.

El móvil del robo hizo cundir la alarma entre la población ya que tal y como admite José Bo, un residente de la zona, «una cosa es que un ladrón se te cuele en tu hogar y otra muy distinta es que encima te mate». Y es que los vecinos de Mari Carmen relataban temerosos como «últimamente han aumentado este tipo de delitos en el barrio».

Sin embargo, la ausencia de puertas forzadas, el buen estado del piso -no había cosas revueltas- y el hecho de que no faltara nada de valor hizo que la tercera línea de análisis, la que implicaba al entorno más cercano de la víctima, comenzara a cobrar fuerza. Hacia las tres de la tarde del mismo lunes, Nathalie abandonó la casa acompañada por un agente de paisano -como se aprecia en la imagen de la derecha- y pese a que no iba esposada, todo parecía indicar que se dirigía a comisaría a declarar ya que los policías la sentaron en la parte trasera del coche patrulla acompañada por un agente.

Esa misma noche, en dependencias policiales, los Mossos dEsquadra procedieron a su detención y la de un amigo, Antonio P. S., de 52 años, como presuntos autores del crimen. A partir de este punto, la investigación avanzó rápidamente y horas más tarde, Nathalie regresó al piso para reconstruir la escena del crimen.

Doble nacionalidad

Mari Carmen de la Rosa era una de las muchas personas que conforman la colonia vasca de Salou. Tenía dos hijos -la detenida y otro que vive en el extranjero-. Según la policía catalana «disponía de la doble nacionalidad hispano-francesa». Llegó al municipio levantino hace doce años con su marido, un hombre de nacionalidad gala, en busca de la paz y de la luz típica del Mediterráneo. La pareja decidió comprarse un piso de nueva construcción en el típico recinto residencial con zonas ajardinadas, exuberantes palmeras, piscina, parque y zonas deportivas. Algunos residentes del bloque, como Fernando Arias, la recuerdan «como una mujer amable, educada y elegante, a pesar de no tener mucho trato con ella». «Desgraciadamente el marido murió de cáncer el año pasado», relató a EL CORREO.

La investigación se está desarrollando bajo secreto de sumario y se espera que los dos arrestados pasen a disposición judicial entre hoy y mañana. Todavía no han trascendido cuáles fueron los motivos que pudieron llevar a Nathalie y a su amigo Antonio a matar a golpes a Mari Carmen.