elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
lluvia
Hoy 2 / 8 || Mañana 3 / 12 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
El riesgo de derrumbe aconseja el cierre definitivo de la carretera a El Campillo

MARGEN IZQUIERDA

El riesgo de derrumbe aconseja el cierre definitivo de la carretera a El Campillo

17.01.10 - 03:46 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
En 1999 un enorme socavón engulló una casa y un desguace en Abanto. Por suerte, el desplome de una de las cámaras que componen las numerosas galerías mineras que atraviesan el subsuelo de la localidad no provocó daños personales, pero desató todas la alarmas. Once años después, tras sufrir dos grandes derrumbes y tres cambios de ruta, la carretera que bordea el municipio para acceder al polígono El Campillo sigue hundiéndose. Tanto es así que Agruminsa, firma responsable de la mina Bodovalle, apuesta por cerrarla definitivamente y cambiar su trazado. «Parece la mejor opción para mitigar el problema», sostiene.
La actual vía, cerrada desde agosto de 2009 tras aflorar en su superficie un escalón de diez centímetros, debía haberse reabierto al tráfico en noviembre, tras ser reparada. Pero los resultados de la microgravimetría, una radiografía exhaustiva del terreno solicitada por Agruminsa, no han sido positivos. La carretera seguirá vallada. El estudio y las mediciones efectuadas muestran que el 'parcheo' de hace dos meses no ha podido con los movimientos del suelo. El asentamiento de los rellenos vertidos no se ha realizado. De hecho, el terreno desciende cada semana unos milímetros. Y, para mayor preocupación, esta vez ha cedido sin soportar el paso de los miles de vehículos habituales de este itinerario y con una rapidez alarmante, en un mes.
«A finales de año, la calzada presentaba un desplome de 7 centímetros», revela un portavoz de la compañía. A simple vista, no es más que una especie de badén, pero esconde más de 20 años de dura explotación minera. Ante esta situación, la empresa encargada del informe ha lanzado cuatro propuestas para atajar los continuos hundimientos. Cortar y rellenar el camino cada vez que sea necesario es una de ellas. Otra, colocar una placa de hormigón armado en la zona afectada o ejecutar una compactación dinámica mediante una máquina que golpee desde 20 metros una y otra vez la superficie deteriorada.
5.000 vehículos al día
Pero Agruminsa, a la espera de la decisión de la Dirección de Minas del Gobierno Vasco, ve con buenos ojos la cuarta alternativa que pasa por realizar un 'bay-pass' hacia el área que se desmoronó en 2004, provocando una sima de tres metros de longitud y 23 de profundidad que se subsanó con el vertido de 10.000 metros cúbicos de material inerte. «Ofrece más garantías crear un nuevo paso paralelo a esos terrenos, ya que se han afianzado mejor», explica el portavoz de la firma. Analizando en profundidad el resto de ofertas, la placa de hormigón podría partirse por la longitud del desnivel y la compactación dinámica prensaría los vertidos superficiales pero no llegaría al fondo, reflexionan desde Agruminsa. Asimismo, el arreglo constante no atajaría de manera definitiva la situación.
Desde la clausura de la carretera, 4.000 coches y 1.000 camiones acceden a diario a El Campillo tomando la salida de la A-8 hacia Ortuella, y a través del polígono Abra Industrial, donde se han colocado varios badenes para obligar a los conductores a reducir su velocidad. Este nuevo recorrido ha provocado, según el alcalde de Abanto, Manu Tejada, un aumento notorio del número de vehículos que pasan por el centro de Gallarta. De hecho, esta carretera conecta también con el campo de golf de La Arboleda y los barrios de Triano, Cotorrio, Santa Juliana y La Balastera.
El nuevo acceso se establecería en las inmediaciones de la ladera de Buenos Aires, al oeste del antiguo hospital minero, y esquivaría la franja rellenada. Si el proyecto prospera, sería la cuarta vez que se modifica este trazado por culpa de los derrumbamientos.
Desde la corta de la mina Concha II, en Gallarta, hasta Putxeta discurren 50 kilómetros de galerías en el subsuelo. Estos túneles albergan más de 50 cámaras, cuyo tamaño medio es de 25 metros de ancho, 100 de largo y 50 de altura. Actualmente, cinco de esas salas presentan problemas de desprendimientos y están situadas en la mina Noroeste 1, bajo la zona que soporta desniveles y socavones.
En Tuenti
El riesgo de derrumbe aconseja el cierre definitivo de la carretera a El Campillo

La vía que se cerró en 2004 podría reabrirse ahora al tráfico para acceder al polígono. :: FERNANDO GÓMEZ

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.