elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 3 / 11 || Mañana 4 / 10 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Retratos antes de morir de trece presos que fueron escondidos en trozos de pan

LA RIOJA

Retratos antes de morir de trece presos que fueron escondidos en trozos de pan

14.11.09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La vida de Alejandro Rubio Dalmati ha sido azarosa. Nacido en Chillán (Chile), al igual que Neruda y el libertador de la patria O'Higgins, llegó a Logroño a los cinco años, y empezó a estudiar desde los seis en Maristas. A los ocho presentó un dibujo que dejó boquiabiertos a los entendidos por su insultante calidad. Estamos ante un niño prodigio.
En 1936 iba a recibir el Premio de las Bellas Artes de España, pero estalló la guerra civil. Se exilió a Chile. En ese país construye catedrales en tres ciudades. Regresa años más tarde a Logroño.
Hijo de un tallista de Fuenmayor, con el inicio de la guerra abandona los estudios. Es acusado de ser comunista. Su pasaporte chileno le libra de morir en una 'saca,' (terribles paseos con los presos que eran conducidos al paredón para ser fusilados).
De los catorce presos que ocupaban su celda, los otros trece fueron fusilados. Los retrató antes de morir y envió los dibujos a las familias, escondidos en trozos de pan. Él se salvó. Entonces tenía veintiún años.
Alejandro huyó a Chile y vivió de encargos de la Iglesia, sabiendo ésta que no era creyente. Reconocía que su obra eclesiástica era correcta, pero que «le faltaba espíritu porque no era creyente». Siempre contó que en Logroño había pasado los días más felices y más terribles de su vida. Se consideró riojano y chileno a partes iguales. Tiene calle en su ciudad natal y aquí, de momento, no. Alcanzó una gran popularidad artística con el 'Monumento al labrador (1967). Pero hay una historia previa. El alcalde del momento, franquismo puro y duro, le propuso que hiciera una escultura a Franco. Se negó. ¿A quién se lo harías?, le pregunta el regidor. «A un labrador o a un obrero», respondió. «Pues nada que sea un labrador», cerró el trato con la autoridad. Los materiales empleados costaron 500.000 pesetas.
En Tuenti
Retratos antes de morir de trece presos que fueron escondidos en trozos de pan
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.