elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 8 / 12 || Mañana 7 / 13 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
De cuando la comida se alimentaba en casa

Exposición etnográfica

De cuando la comida se alimentaba en casa

La Casa Encantada de Briones muestra desde ayer la colección de útiles relacionados con la cría de pequeños animales de granja dentro del ámbito familiar riojano

17.10.09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Repaso en 'flash back'. Con regreso al tiempo en que los frigoríficos y congeladores no eran ni tan siquiera premonición. En el que la necesidad se paliaba acunando de chicos a los animales que acabarían siendo despensa y por eso recibían más cariño. En el que puercos, conejos, gallinas, cabras y ovejas engordaban en corrales de adobe o mampostería, ladrillo en casos contados, que se adosaban al muro lateral de la casa para garantizar un suministro mínimo de huevos, leche, panceta, morcillas y chorizo para la olla podrida después de la matanza.
De vuelta, por la Casa Encantada de Briones, al espacio temporal de los abuelos en los que la ganadería tenía sello de garantía porque formaba parte del plantel de la familia, parte imprescindible, por nutricional, de su retrato. De vuelta al pasado para saber de dónde somos, qué nos trajo aquí.
'Pita, pita. Los animales de corral' es, por ello, algo más que una exposición de cuantas pasan por una sala repleta de paneles explicativos. Como todas las que se presentan al público en el Palacio de San Nicolás, sede de la Sección Etnográfica del Museo de La Rioja, aporta poso al inevitable e inolvidable pasado de ésta y otras regiones de la España de hoy a las que tanto se asemeja.
A fin de cuentas, la muestra inaugurada ayer por el director general de Cultura, Javier García Turza, y la directora del Museo de La Rioja, María Teresa Sánchez Trujillano, no hace sino recuperar la estampa de las gallinas que salían a picotear al patio de las casas con el respeto de quienes aprovechaban sus polluelos y huevos, y comían de la gamella (medio tronco de árbol vaciado que servía de cuenco para el pienso) o apuraban la sed de los bebederos que fabricaron los alfareros de Navarrete, Fuenmayor y Haro; de los cerdos que correteaban aprovechando todo lo que encontraban y acababan alimentando a la prole, sometiendo sus restos a las picadoras, antes del paso por el gamellón.
Relación de elementos
Cómplices de ese espacio de fusión de especies -recuerda el compendio de útiles que se exhiben en la sala de exposiciones temporales-, los patos, pavos, pichones y, sobre todo, los capones a los a los que se daba refugio, enrejados, a los pies de los dueños que sentaban sus 'reales' sobre las caponeras, para dejar que las migas alimentasen las aves antes de llevarlas, primero a la cazuela y en última instancia al buche para paliar el hambre en las épocas de mayor necesidad, cuando más apretaba en aquellos tiempos, no tan lejanos, de apuro, abstinencia o racionalización del gasto.
Sumen a ello la presencia en la sala de comederos en hilera, de guardacabritos, de troncos de sal, de pesebres, de nidales, de bebederos, elementos esenciales de las cuadras.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
De cuando la comida se alimentaba en casa
García Turza, Sánchez Trujillano y San Martín asistieron ayer a la apertura de la exposición en la Casa Encantada de Briones. / FOTOS: R. SOLANO
De cuando la comida se alimentaba en casa
El animal se encontraba enrejado bajo la bancada.
De cuando la comida se alimentaba en casa
Comedero de pienso para cabras.
De cuando la comida se alimentaba en casa
Centrados en el cuidado de las gallinas.
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.