Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

La Rioja

ENRIQUE VILLARREAL 'EL DROGAS' CANTANTE DE BARRICADA

El histórico grupo regresa hoy una vez más a Logroño en la última noche musical de la plaza del Ayuntamiento
25.09.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Vivo la noche desde el insomnio y me gusta; lo jodido es el día»
El líder de la banda pamplonesa de rock Barricada, Enrique Villarreal. / EFE
Una vez más, Barricada vuelve a Logroño. Poco se puede presentar que no se conozca sobre 'El Drogas' y los suyos. Lo noticiable esta noche (plaza del Ayuntamiento, doce de la noche) es que quizá adelanten algo de su nuevo disco, 'La tierra está sorda', y que con ellos concluye la rueda musical en el Consistorio. El que sigue igual es Enrique Villarreal, 'El Drogas': misma honestidad y cercanía. Ideas claras sin prejuicios.
-La última vez que vino fue hace un año en el homenaje a Rosendo. ¿Para cuándo uno de grupos navarros a Barricada?
-Pues... ¡ni idea! Tampoco sé si haría falta. Eso sí, si se hiciera, que fuera con el cariño con el que se hizo el de Rosendo. En estas historias, se transmite cariño, ¿no?
-¿Cómo siguen ustedes al pie del cañón tantos años?
-No lo sé. Tampoco pensamos mucho en estas cosas, un grupo debe dedicarse sobre todo a componer y a hacer carretera, con toda la dificultad que ello tiene desde hace quince años. Y menos mal que no nos hacemos más preguntas...
-Han masterizado su nuevo disco durante meses en Helsinki. Perdone, pero no pegan los Barricada en Finlandia.
-¡Es cierto! Pero si algo te da este tipo de vida es poder viajar. Y como es difícil que nos llamen a tocar en Helsinki (risas), pues vamos allí a mezclar. De esos países vienen muchos grupos y ves el sonidazo de sus producciones...
-Será disco conceptual, ¿verdad?
-Se va a llamar 'La tierra está sorda' (sacado de un poema de Cernuda) y trata sobre la Guerra Civil. En concreto, la parte de la represión en retaguardia. Cada canción toca de algún modo uno de los temas referidos a esa situación.
-Es un tema farragoso...
-Ya me lo dijo Kutxi (Marea) cuando empecé; y tenía razón, una vez más... El disco parte del reconocimiento de la ignorancia propia. Empecé con él hace tres años y me habré leído unos 76 libros.
La acústica
-¿Hay intención adoctrinante?
-No es un panfleto, pero tampoco imparcial, no lo pretendo. Y sí, suena a Barricada, que había gente con miedo de que nos tiráramos a algún rollo acústico lacrimoso.
-¿Se le hace complicado sacar material fresco a estas alturas?
-Sigo enredando con la acústica cuando estoy en casa de tranquilo y me salen cosas donde hablo de la noche, como algo más allá de un periodo de tiempo entre horas. Si antes la vivía de aquí para allá, ahora la vivo desde el insomnio, que te lleva a unos estados cerebrales bastante extraños... y me gusta, me salen cosas para hablar de 'yo'. Lo jodido después es el día.
-¿Qué le recuerdan temas como 'Barrio Conflictivo' o 'No hay tregua'?
-Me traen a la cabeza momentos que he vivido, no tanto cada canción. Me gusta recordarlo, pero sin regodearme. Me resulta especialmente curiosa 'No hay tregua'.
-¿Por qué?
-Por las situaciones que ha recorrido: cuando la escribí en 1984, pululaban por Euskadi los Kortatu, La Polla, Cicatriz, RIP... Así que esta letra, en medio de esa locura punk, bien podía haberla escrito una congregación de monjas. Luego, ha ido pasando por épocas distintas y ahora incluso hay donde te acusan de apoyo al terrorismo.
-¿Escribiría esa letra ahora?
-No, pero porque ya está escrita.
-Tienen ustedes 18 discos ya. ¿Hay alguno que odie?
-Cada disco es especial. Citaría 'Por Instinto', no por él, sino porque cuando lo grabamos me dio un cólico al riñón y estábamos en Francia, en una casa en el bosque. Me pasaba algo dentro y no sabía qué era... acabé en una habitación lúgubre con un médico gabacho aún más lúgubre... Y ponte a explicarle, era surrealista total. A la mañana siguiente vino la socia y me trajo de vuelta. Apoteósico.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
dc: inc
Vocento
SarenetRSS