Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Miranda

Miranda

La Ebroparty 2k9 reunió durante el fin de semana a 80 apasionados de la informática en el Pabellón Multifuncional
20.07.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
48 horas enchufados
Un momento de la Ebroparty celebrada este fin de semana en el Multifuncional. / AVELINO GÓMEZ
Seguir la pista a archivos desaparecidos, identificar su naturaleza (si tienen o no algún componente malicioso) e, incluso, dar con el responsable del borrado. Es uno de los experimentos que la tercera edición de la Ebroparty 2k9 propuso a los 80 apasionados de la informática que se han dado cita este fin de semana en un Pabellón Multifuncional enganchado ininterrumpidamente a la red durante 48 horas. La informática forense, como así se denomina a la experiencia, compartió protagonismo con otros concursos, torneos y exhibiciones como el retoque fotográfico o la técnica del modding -el tuneado de los PCs-.
Este año el ganador de está última actividad propuso un equipo con componentes electrónicos y monitor incrustados en carcasa de metraquilato. Un ordenador de ciencia ficción. «La verdad es que estamos muy contentos con la respuesta que hemos tenido en esta edición». Jonathan García, uno de los organizadores de esta LAN Party destacó que el nivel de participación fue, en este sentido, ligeramente superior al de las dos ediciones anteriores, en las que no se consiguió superar el número de 70 inscritos. Los juegos en red fueron otro de los atractivos de este encuentro de forofos del microchip.
Ocuparon alrededor de un millar de metros cuadrados del recinto en el que además de las diferentes actividades programadas, se habilitó espacio para acampada. «Decidimos hacerlo en el interior porque había amenaza de que iba a llover. Finalmente no ha sido así, pero es mejor prevenir», resaltó García.
15 euros tuvieron que desembolsar los participantes, muchos de Miranda, pero también llegados de ciudades como Vitoria, Bilbao e incluso Madrid. La entrada daba derecho a un puesto para la instalación del equipo con una conexión a Internet y otra a la electricidad. La inscripción cubría también los desayunos de los dos días así como la posibilidad de participar en todos los concursos o asistir a las charlas y exhibiciones, además de acampar y utilizar las duchas.
«Intentamos incorporar continuamente cosas nuevas porque cada año salen juegos y retos nuevos. En la próxima edición volveremos a innovar en todo lo que podamos», apostaron desde la organización.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS