Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Álava

ÁLAVA

La víctima, con fractura costal, «irrumpióen un punto no habilitado para peatones», según Lakua
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Paseaba con la música metida en los oídos y no pudo escuchar los bocinazos del conductor del tranvía que pisó el freno hasta el fondo en cuanto le vio. Eran las nueve menos veinte de la mañana, cuando este peatón de 40 años se convirtía en la tercera víctima grave del metro ligero de Vitoria, que acaba de cumplir su primer medio año de vida. Ocurrió en el cruce de Becerro de Bengoa con Prado. Numerosos parlamentarios entraban en la Cámara y les alarmaron los gritos de los testigos.
La víctima, que sufre fractura costal derecha y desplazamiento de pelvis, fue arrollado al cruzar desde el Parlamento hacia la calle Prado «por un punto no habilitado para el paso de peatones y escuchando música», detalló ayer el equipo de investigación de EuskoTran. El sistema antiatrapamiento -«que funcionó en todo momento», según la empresa pública que gestiona el transporte 'rey' de la capital- no pudo evitar que sus piernas se quedaran atrapadas en los bajos
EuskoTran quiso dejó ayer bien claro que el peatón no cruzaba por el paso de cebra provisional, pintado de amarillo y ubicado justo al lado de donde se produjo el fatal accidente. «El tranvía le ha arrastrado hasta ahí», matizó un portavoz de la empresa, que también incidió en el detalle de que «llevaba los cascos puestos». Una práctica que el Gobierno vasco ha censurado en todas sus campañas de información y sensibilización por el riesgo que entraña no escuchar la campana que alerta del paso de un convoy. Preguntado a este respecto, el concejal responsable de la Seguridad Ciudadana en Vitoria, José Manuel Bully, no quiso «aventurar» y evitó hablar de «imprudencia». «Hay un atestado en marcha y, en cuanto se realice, se enviará al Juzgado», apuntó.
Para diversos testigos presenciales consultados por este periódico, el accidente fue «inevitable». «El tranvía pitó y luego frenó en seco, pero aún así se lo llevó por delante», relató uno de los operarios que trabajaban a esa hora en las obras de la calle Prado. De nada sirvió que el conductor activara la bocina, ni que accionara los frenos de urgencia y de emergencia. El peatón estaba demasiado cerca y el vagón «no pudo evitar el arrollamiento», agregó otro peón. En cualquier caso, la sociedad dependiente del Gobierno vasco que gestiona el metro ligero ha abierto una investigación para esclarecer las circunstancias del accidente.
Fuera de peligro
El peatón resultó herido de gravedad. Según fuentes municipales, el impacto fue «tremendo», pero no llegó a perder en ningún momento la consciencia. Los bomberos lograron sacarlo quince minutos después de producirse el arrollamiento con la ayuda de un cojín neumático.
Hasta el lugar se desplazaron también una ambulancia de soporte vital y una UVI móvil que trasladó al hombre al hospital Santiago. Pese a la gravedad de sus lesiones -fractura costal derecha y desplazamiento de pelvis- la vida de la víctima no corre peligro, confirmaron ayer a este periódico fuentes médicas.
El de ayer es el tercer accidente de importancia que registra el tranvía. El más grave ocurrió el 17 de febrero, cuando un niño de 12 años fue arrollado en la confluencia de Duque de Wellington con Gabriel Celaya, en Lakua. El 6 de marzo un hombre de 45 años sufrió también serias lesiones cuando caminaba por una zona no habilitada para uso peatonal en esa misma calle.
No han sido los únicos. En estos seis meses, ha habido varios atropellos más, aunque de menor consideración. También choques con vehículos. El 2 de marzo un camión llegó a embistir a uno de los convoyes, también en Duque de Wellington. En aquella ocasión, una viajera resultó herida leve.
Vocento
SarenetRSS