Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Política

10.02.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Un auténtico gigante con una plantilla superior a los 100.000 empleados, que está presente en nada menos que 43 países de todo el mundo, opera en sectores como la construcción, los servicios y la gestión y mantenimiento de aeropuertos, autopistas y aparcamientos y cotiza en el selectivo Ibex 35. Es la tarjeta de presentación de Ferrovial, que participa en el proyecto de construcción de la 'Y' vasca y cuya sede en Madrid se vio ayer afectada por el atentado cometido por ETA.
Ferrovial fue fundada por Rafael del Pino en 1952. Durante sus primeros años de existencia, la compañía se volcó en el negocio ferroviario prestando servicios para Renfe. Un dato curioso: su primera obra completa se produjo en 1956 y fue la renovación de la vía del tren entre Bilbao y Portugalete.
Rafael del Pino tenía muy claro que el crecimiento y la diversificación tenían que convertirse en las señas de identidad de la compañía. Y así ha sido durante las últimas cinco décadas. Pese a mantener un marcado carácter de empresa familiar -el 'clan' Del Pino controla en torno al 68% del capital-, esa estrategia le ha permitido convertirse no sólo en uno de los grandes grupos constructor y de infraestructuras de España, sino también asomarse al ranking de los primeros del sector a nivel internacional.
En marzo del año 2000 el fundador de Ferrovial cedió la presidencia a su hijo, Rafael del Pino y Calvo-Sotelo. Bajo su mandato, el grupo, que también está sufriendo las consecuencias del 'crack' del sector de la construcción en España, ha apostado claramente por su expansión exterior y, por lo tanto, por su crecimiento. Así, el grupo protagonizó en 2006 una de las más importantes operaciones empresariales a nivel internacional y que, sin duda, marcó un antes y un después para la compañía. Se trata de la compra de BAA, el mayor gestor de aeropuertos a nivel mundial que opera siete aeropuertos en el Reino Unido. La operación supuso una inversión de 23.600 millones.
Esa proyección no ha impedido a Ferrovial participar en proyectos más locales, como es la construcción del TAV y que parece estar en el origen del atentado de ayer. En alianza con Fonorte, construye el tramo de 2,4 kilómetros que unirá la localidad alavesa de Legutiano con la guipuzcoana de Eskoriatza.
No es la primera ocasión en que la compañía sufre directamente la lacra del terrorismo. En 1991 su subdelegado en Valencia, José Edmundo Casañ, fue asesinado a tiros por la participación de la constructora en la autovía de Leizarán.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS