Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Miranda

Miranda

El presupuesto asciende definitivamente a 7.440.000 euros y, cuando se adjudique, los trabajos deberán concluir en 26 meses
07.02.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Aprobada la rehabilitación del Apolo y el proceso de contratación de las obras
ya hay un proyecto que sienta las bases para que el Apolo vuelva a convertirse en un referente cultural en la ciudad. / AVELINO GÓMEZ
Por fin obra en poder del Consistorio mirandés el decreto de aprobación del proyecto de rehabilitación del Teatro Apolo, así como del inicio del proceso de contratación de las obras. Se firmó en el Ministerio de Vivienda y con él ya hay luz verde para recuperar el emblemático escenario cultural del Casco Viejo de la ciudad.
El presupuesto para los trabajos, al margen de la inversión que se precise para su equipamiento, asciende a 7.440.000 euros y, una vez que se adjudiquen las obras, la empresa encargada de acometerlas tendrá un período de 26 meses para entregarlas.
Han sido muchos los años que ha habido que esperar y varias las legislaturas en las que se presentaba su recuperación como una de las promesas de cuantos han ejercido el Gobierno municipal. Teniendo en cuenta todos los avatares parecía que la rehabilitación no dejaba de ser el cuento de nunca acabar. Ahora se vislumbra el fin de la historia, aunque, bien es verdad que para poder disfrutar de nuevo del Apolo habrá que esperar alrededor de cuatro años.
Tener ya la documentación ha supuesto una «gran satisfacción» tanto en el equipo de Gobierno como en la oposición, aunque la resolución del asunto no se ve igual desde las dos bancadas del Ayuntamiento.
Desde el PP se insiste en que aunque «haya que congratularse, hay que denunciar la irresponsabilidad de los técnicos y los políticos que han demorado tanto algo que ya estaba prácticamente finiquitado hace cinco años», es lo que apunta el portavoz popular, Borja Suárez.
El alcalde mirandés, por su parte, tras apuntar que en estos últimos once años ha habido «gobiernos de todos los colores en todos los sitios», quiere hacer hincapié en que lo importante es que «va a ser una realidad, que es la importante. Por fin se va a entrar a rehabilitar el Apolo que era un anhelo de todos los mirandeses y mirandesas».
En este proyecto se contempla también como una iniciativa que, al coincidir en el tiempo con todo el proceso de aplicación del ARCH, que es de tres años, va a servir «para dar un impulso al conjunto del Casco Viejo».
Sin medallas
Campo también apuntó que, aun cuando cada administración deberá asumir la parte de responsabilidad que le toque «por los distintos retrasos», lo fundamental es que «las tres están comprometidas». El Estado aportará el 60 %, la Junta correrá con el 30 % y el Ayuntamiento abonará el 10% restante, además de ceder el suelo. «eso es lo importante. Yo creo que ahora no es momento de que nadir se cuelgue medallas».
Sin duda, y vista la experiencia en algunas obras públicas en la ciudad y en otros lugares del país, en algunos puede instalarse la duda sobre si la crisis podría aparecer también y convertirse en un problema que volviera a dilatar todo lo relacionado con la rehabilitación del teatro Apolo.
En este sentido el alcalde mirandés reitera que «el Ministerio nunca hace contrataciones si no dispone de la financiación necesaria para llevarla a cabo». Por ese por lo tanto parece que nada hay que temer y, en cuanto a la posibilidad de que haya o no empresas que se presenten como posibles adjudicatarias de los trabajos, Campo tampoco tiene ninguna duda especial; más bien al contrario. «La época en la que estamos, y la situación hace que esté garantizado que haya una buena cantidad de empresas que se presenten».
Se han sentado ya las bases por lo tanto para que Miranda disponga en un futuro inmediato de un espacio cultural adecuado para las necesidades reales y para que no haya que recurrir ya a la nostalgia para evocar que el Apolo disponía de una acústica espectacular o que era el mejor marco para las representaciones.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS