Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Más deporte

CICLISMO

Mikel Astarloza, noveno en 2007, suplirá la baja de Zubeldia y la ausencia de Sánchez en Francia

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El Euskaltel estrenará líder en el Tour
Astarloza, en pleno esfuerzo en una etapa del Tour. / EFE
Mikel Astarloza (Pasajes de San Pedro, 29 años) está acostumbrado a elegir camino en los cruces. Le tiraba el remo, pero se topó con una señal de prohibido y giró hacia el ciclismo. Le iban bien las matemáticas y las ciencias, pero adoraba las letras. Nació rodeado de ciclistas, equipos y carreras, pero tuvo que emigrar a Francia para ser profesional. Cuando llegó allí, al equipo Ag2R, era el 'primo del líder', de su primo Íñigo Chaurreau. Esta temporada estrenará capitanía con el Euskaltel-Euskadi en el Tour. Para eso ha tenido que optar en el cruce: nada de correr en primavera; permanecerá al ralentí hasta julio. Pudo ser remero, escritor o ciclista de velódromo. Y ante al baja de Zubeldia (en el Astana) y la ausencia de Samuel Sánchez (reservado para la Vuelta), será el líder del equipo naranja en su otro país, Francia.
«Para mí es un reto. Sé que me arriesgo y que lo juego todo a una carta. Igor (Galdeano) y Miguel (Madariaga) me dijeron que lo dejara todo por el Tour. Levantaré el pie para llegar lo más fresco posible. No gastaré ni una peseta de más», asume. Vuelco total. Viene de una temporada de 365 días. Empezó a pedalear el 1 de octubre de 2007 y acabó el 30 de septiembre de 2008. Regular. Presente entre los diez primeros de cinco vueltas. Ciclista peremne, sin estaciones. «Ahora me han pedido que me frene». Y lo ha hecho: alargó la pretemporada mes y medio; redujo una hora los entrenamientos... Hasta ha iniciado más tarde eso que él llama la 'operación bikini', esto es, la pérdida de los diez kilos de peso que suma en invierno. Todo por estar delante en la carrera de Armstrong.
«Creo que va a ser el Tour de más nivel de los últimos años. Será una guerra entre Armstrong y gente como Evans, Contador, Sastre, Menchov... Ahora todos tenemos la duda de quién va a humillar a quién. Tengo unas ganas terribles de verlo, de ver quién gana». En 2007, Astarloza llegó noveno a París. «Cumplí mi sueño infantil». De infancia portuaria. Salina. De dos familias. La del padre era marinera; la de la madre, ciclista. El padre, Miguel Astarloza, remó en La Concha con San Pedro. Y fue quien le apartó del mar «A los once años le dije que quería ser remero y me lo prohibió. A él le había costado varias hernias y operaciones. Me enfadé mucho, así que tiré por el otro lado, por la bicicleta». El segundo apellido de Mikel es Chaurreau, el de su madre, el de su primo Íñigo, ex ciclista del Euskaltel y el Ag2R. Su 'hermano' mayor.
Rescatado hace dos años
Los Chaurreau copaban la carreteras: cuatro chicos y dos chicas; todos ciclistas. Hasta organizaban una carrera familiar de fin de año en la cuesta de Arano. «Íñigo nos dejaba ganar a los pequeños». Íñigo, también, le llevó a Francia para ser ciclista. Al Ag2R. Astarloza era tan joven como duro: «Yo no disfruto cuando salgo en bicicleta. Disfruto viendo cómo mejoro». A otros les agobia el ciclismo bajo techo, el monótono y opresivo velódromo. «A mí me encanta. Y también el rodillo. No me importa estar dos horas encima». Puliendo.
Estaba destinado a Francia. Por allí, por Biarritz y Baiona, se ha entrenado siempre. Allí creció sobre la bici: cinco años en el Ag2R. «Adoro Francia, su comida. Sitios como Niza o Chambery... Y la zona por la que voy en bici, tranquila, de carreteras secundarias». El país del Tour. «Tienen mucha cultura deportiva, pero hay pocos aficionados al ciclismo. Para ellos el Tour es una fiesta en plenas vacaciones». Un pedazo del patrimonio nacional.
El Euskaltel-Euskadi rescató a Astarloza hace dos temporadas. A Pasajes. «Nada como estar en casa». En su liturgia diaria: «Desayuno leyendo la prensa en internet y luego bajo a la cafetería para hojear los periódicos. Se lee mejor el papel». En su cuadrilla no se habla de ciclismo; sí de la crisis, del mundo, del paro. «Los ciclistas somos unos privilegiados». Tienen trabajo. Y Astarloza, una tarea colosal: buscar de nuevo un puesto entre los mejores del Tour.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS