La crisis económica y las navidades son los ejes del nuevo número del TMEO

La publicación alavesa de humor gráfico edita el segundo álbum del dibujante zaragozano Furillo

N. ARTUNDO| VITORIA
El dibujante Kini, con las novedades del TMEO. / J. MONTES/
El dibujante Kini, con las novedades del TMEO. / J. MONTES

Ya son más de un centenar. Con el TMEO número 101, la revista de cómic alavesa se encara con la crisis económica y financiera. Desde la misma portada, «que es un tanto contundente. Pero vista la situación hasta intuíamos que nuestros lectores pedían guerra. Y hemos optado por al imagen más directa», comenta el coordinador del cómic, Joaquín Delgado, Kini, ante la reacción de un airado ciudadano contra una institución bancaria.

Aparte de esta portada dibujada por Furillo, tanto la contraportada de Santi Orue como diversas páginas interiores abordan los efectos de la recesión sobre la vida cotidiana, con piezas de Gol, Manolito Rastamán, Abarrots o Entrialgo. «Sin llegar a ser un número especial, hay mucho chiste, tira y página dedicada al asunto», comenta el dibujante.

En otros casos, el humor tiene que ver con los famosos, como en la doble página de Alvarortega, o con la actualidad mediática, como en la sección de Orue. Kini señala también que los personajes y series habituales también han vuelto su mirada hacia la época navideña, como Javierre o El Diek. El dibujante apunta que «ya la maquetación ha vuelto a las secciones habituales, tras el número cien, aunque hay una doble página con la celebración que hicimos, contada e ilustrada con fotos».

Además, hay dos estrenos de superhéroes. Por un lado, la Leoparda de Rekalde -una autora que se suma a Galais en el plantel femenino del TMEO- con su personaje Merycuesta. Además, el zaragozano Furillo presenta una aventura de Supermal.

Precisamente este autor es el protagonista del nuevo álbum de la colección TMEO, el número 36. Furillo repite el título 'Donde hay pelo hay alegría' para la segunda entrega de sus historietas -cuya acogida ha hecho que se plantee la reedición de la primera, ya agotada-, que abarcan 68 páginas, un tercio de ellas, inéditas.

«Dentro del universo deFurillo se repiten los personajes e infraseres que había en el primer álbum», indica Kini, que utiliza los adjetivos «repugnante y decadente» para describir el mundo que pueblan moteros, prostitutas, carne de bar cutre y personajes como Panzer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos