Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Álava

ÁLAVA

65 lugares de Álava tienen toponímicos relacionados con las 'sorgiñak'
28.12.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Soy una de ellas (sorgiñak), mayor y de Navarra también». Firmado Maite. «Soy otra de ellas, hija de un brujo famoso en Ecuador», escribe Marina en el libro de visitas de la exposición 'Brujas. Los archivos de Zugarramurdi y la Inquisición', abierta en el Archivo Histórico Provincial de Álava, en la calle Zumaquera. Por esa confesión escrita, en el siglo XVI, se enviaría a estas dos mujeres a la hoguera.
«Haberlas, haylas», como dicen los gallegos. Lo que ocurre es que ya no se persiguen. Pero sí hubo un tiempo en el que eran quemadas vivas. El antropólogo Carlos Ortiz de Zárate ha recogido en la exposición el caso de María de Ullíbarri, una vecina del pueblo de Corres, que en 1611 confesó ser bruja durante su declaración ante el cura de Santa Cruz de Campezo, convertido en comisario de la Inquisición. Volvió a ser interrogada por el famoso inquisidor Alonso de Salazar y entonces se derrumbó. La de Corres confesó que su madre, Mariquita de Atauri, se había suicidado veinte días antes por el enorme remordimiento que sentía al haber denunciado, presionada por un predicador, a treinta y tres personas inocentes; que había intentado revocar su confesión pero el comisario se lo impidió, amenzándole con la hoguera si osaba «retractarse de las confesiones hechas ante la Santa Inquisión». Una de las curiosidades de este documento que se conserva en el Archivo Histórico Nacional es que María necesitó intérpretes de euskera, un detalle que no ha pasado inadvertido para los filólogos que consideran una muestra de que en el siglo XVII esta lengua era predominante en Álava.
En Vitoria y Salvatierra
Precisamente, durante el llamado proceso de Logroño que juzgó a las brujas de Zugarramurdi, el inquisidor Salazar investigó profundamente todo aquel fenómeno de histeria colectiva en Vitoria y Salvatierra e interrogó a varios sospechosos. Al final, el llamado abogado de las brujas que consiguió que en España no se quemara nunca más a ninguna persona acusada de brujería, llegó a la conclusión de que si se hablaba de ellas, surgían brotes por todas partes y en cuanto se perdía interés, desaparecían sin más. Salazar consideró al final que no era más que una manifestación de la «ignorancia del pueblo». «Hubo más de 300 acusados en todo el territorio», señala José Antonio Sáinz, comisario de la exposición junto a Eloísa Navajas, y director del Archivo Histórico Provincial. «Los focos más importantes siempre estuvieron en la Llanada Occidental y en la Montaña Alavesa», añade.
«La gente mayor recela y siente angustia y miedo. Los jóvenes sienten curiosidad y lo ven como algo mítico y cultural. También se ha usado la brujería para beneficio propio. Se presionaba a los vecinos con el «soy bruja y si no me das lo que te pido te echo el mal de ojo» -comenta Carlos Ortiz de Zárate-. «Era una amenaza corriente».
Toponímicos
Un total de 65 lugares de Álava guardan en su toponimia o en la memoria en torno a ellos relación con brujas. Dólmenes, cumbres, cuevas y fuentes, por este orden, son los parajes favoritos donde se reunían. Términos como Sorginzubi, Sorginarrate o Sorginaerreka se recogen en la toponimia alavesa. El dolmen de Sorginetxe, en Arrizala, o la Casa de la Bruja en Elvillar son algunos ejemplos. Llodio ha incorporado a su carnaval a la bruja de Letziaga.
Entre los testimonios directos que recoge la exposición está el del investigador Eugenio Murguía. A sus casi 80 años este jubilado ha reunido 21 maravillosos relatos de brujas que oyó a sus abuelos. «El miedo hace herejías y yo, que no creo en ellas, he visto hombres como armarios pensar en las brujas cuando se oía bramar la cruz del Gorbea en un vendaval de viento en pleno invierno. Hay algunas cosas que sólo se explican porque las brujas están ahí», concluye.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS