Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Mundo

ALCALDE DE BELÉN

El primer edil de la ciudad santa asegura que los palestinos se quedan sin tierra para proclamar su Estado

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Victor Batarseh: «El lugar donde nació Jesús se ha convertido en una prisión»
Un militar besa a Batarseh en su despacho./ L. L. CARO
Belén, el lugar donde la tradición señala el nacimiento de Jesús y el epicentro soñado en todo el mundo cristiano para pasar estas fechas navideñas, ahora está lleno de peregrinos. Pero durante el resto del año, las puertas cerradas de docenas de tiendas evocan una ciudad fantasma. Sólo un par de negocios desafían la desesperación y la ruina. Desde su privilegiada ventana sobre la Plaza del Pesebre y la Natividad, el alcalde de Belén, Victor Batarseh, domina el panorama triste de una ciudad que sufre. «Entre los asentamientos, la confiscación de tierras, las carreteras para israelíes... en realidad vivimos en una cárcel. El lugar del nacimiento de Jesús se ha convertido en una gran prisión dentro de este muro», reflexiona, apesadumbrado. «Israel nos arrebata cada día más tierra; si siguen así -vaticina amargo-, nos van a dejar sin ella para establecer un Estado palestino».
-Impacta ver el centro prácticamente vacío. A pesar de que la situación de seguridad ha mejorado, parece que no se refleja en una mayor peregrinación.
-En realidad, la peregrinación ha sido buena este año, habida cuenta que en 2006 fue casi inexistente. Hemos registrado 1.250.000 visitas. No hay una sola cama libre, pero son sólo dos días. El paro en el sector turístico ha bajado, pero en el cómputo total, en 2004 teníamos un 15% de desempleo y hoy llega al 20%. Es el resultado de la ocupación: por las noches, las fuerzas israelíes vienen a Belén, detienen a nuestros jóvenes, a veces con disparos, y ahora ya no nos dan permiso para ir a trabajar a Jerusalén. No podemos ni ir a cosechar nuestros olivos, que están al otro lado del muro.
«Socava la libertad»
-¿Hay, digamos, un muro para extranjeros y otro muro para los locales?
-El muro socava la libertad de todos. Para los turistas, gracias a los reclamos de la iglesia, atravesarlo para entrar en Belén hoy es fácil. Lo difícil es irse: cuando un grupo duerme aquí, les hacen esperar horas en los controles de salida, y así las agencias terminan llevando las excursiones a los hoteles de Israel, que se beneficia del peregrinaje cristiano, no nosotros. Para los palestinos... yo mismo, siendo alcalde, necesito un permiso especial. Lo he tenido que pedir como director adjunto de la Compañía Eléctrica de Jerusalén y al cruzar el control tengo que quitarme los zapatos, el cinturón, la chaqueta... Nada cambia.
-En mayo recibirán al Papa, ¿tiene ya un mensaje preparado?
-Al Papa ya le entregué un mensaje hace cuatro años en el Vaticano. Cuando tomé posesión como alcalde le di una carta de cinco páginas explicándole la situación de los cristianos aquí, bajo la ocupación... cercados. Ahora esperamos rezar juntos en la plaza, y que traiga algo bueno para Belén.
-¿Se refiere a que los cristianos huyen de Belén acosados por la mayoría musulmana?
-El problema no es la religión, es la ocupación. En esta ciudad los cristianos son un 40%, pero en toda Palestina representan sólo un 1,5%. Si se están marchando es por la mala situación económica, como todos. Si no hubiera ocupación, regresarían.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS