Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Política

cambio de rumbo político

Prescinde de los informes de la FAES y opta por contratar a asesores externos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El PP deja de escuchar a la fundación de Aznar
Rajoy participó ayer en Galicia en un acto de apoyo a Alberto Núñez Feijóo. / EFE
Las elecciones del 9 de marzo sentenciaron el divorcio entre la dirección del PP y su fundación de referencia. La Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) fue creada a imagen y semejanza de José María Aznar, pensada para defender su legado y servir de soporte ideológico al Partido Popular. Pero su sucesor, Mariano Rajoy, tiene otros planes, no se identifica con el rumbo de la fundación y bebe de otras fuentes. Mientras la dirección popular viaja hacia nuevas singladuras y territorios más templados en busca de un proyecto político social y centrista, el fiel equipo de Aznar reorienta el trabajo de FAES para promocionar las ideas neoliberales, sin importarle que estén en serio declive o entrar en contradicción con el partido.
Ni Aznar ni FAES tienen que presentarse a las elecciones y evolucionan con un discurso ideológico a su aire. Los directivos de la fundación defienden su autonomía y señalan que su trabajo es abrir el debate mientras que el PP debe adaptar después los mensajes a sus necesidades políticas e ideológicas. Pero lo cierto es que los colaboradores de ese 'think tank', quienes escriben en sus cuadernos, en los papeles o en los libros que edita 'Gota a gota' son tan autónomos que no sólo defienden ideas que gravitan sobre unos planteamientos políticos bien distintos de los del partido sino que, en algunos casos, llegan a criticar abiertamente la política de oposición que lidera Rajoy.
Al considerar que la fundación se encierra en sí misma y se derechiza, el PP también va a su aire, prescinde de los informes de la FAES y sólo el grupo parlamentario se nutre de los debates que organiza a puerta cerrada, y que suponen la percepción de dietas por valor de 150 euros por asistente. Son los diputados -especialmente, los portavoces de las distintas áreas- los que participan de los seminarios a fin de disponer de referencias para sus intervenciones parlamentarias.
Sin embargo, Rajoy bebe en otras fuentes. El gabinete del presidente del PP se alimenta de las propuestas de distintos asesores internos y externos, pero no puede decirse que exista una línea caliente entre Génova y FAES. Más bien al contrario. Ha desaparecido la estrecha relación que existió en la precampaña electoral, en la que el secretario general de la fundación, Jaime García Legaz, puso toda la organización al servicio de la elaboración del programa mano a mano con el candidato.
Ruptura
Las fuentes consultadas de una y otra parte admiten que todo ha cambiado desde la noche electoral. Desde aquellas 48 horas de soledad de Rajoy, en las que se vio acosado por el sector más radical de su partido, y que sus allegados identifican con las cercanías de Aznar, Esperanza Aguirre y la FAES. El divorcio entre ambos equipos se consumó a medida que Aznar divergía con descaro de las posiciones del presidente del PP, escuchaba las quejas de sus detractores y Aguirre iniciaba su ofensiva a favor de un liberalismo «sin complejos» ni «relativismo moral».
Un artículo del diputado José María Lasalle -exponente de la nueva generación que ampara Rajoy, del que es uno de sus más estrechos asesores- , en el que cuestionaba los planteamientos neoconservadores y definía su concepto del nuevo liberalismo, fue el punto de inflexión de la ruptura entre los dos equipos.
Desde la FAES reivindican su independencia de criterio y explican que su debate ideológico no tiene por qué estar sujeto a los intereses del PP y afirman que una fundación «no tiene por qué tener un programa político». «Rajoy es el que mejor entiende esto de todos los que le rodean», explica un miembro de la Fundación que detecta «reticencia» y «desconfianza» en el partido.
Desde la dirección 'popular' la hostilidad es manifiesta, así como las quejas sobre la orientación del trabajo de FAES y la actitud de los responsables de la Fundación. Los nuevos directivos del partido denuncian una parálisis e incluso el retroceso en la ideología de la fundación de Aznar. No son pocas las quejas por la actitud crítica que mantienen en público miembros del equipo del ex presidente que trabajan en FAES. Tanto es así, que en el PP aumenta el número de partidarios de que Rajoy tome cartas en el asunto y recuerdan que la Fundación recibe financiación pública en función del porcentaje de votos que tiene el partido. Algunos creen que debe desentenderse de la FAES y crear la Fundación Popular, mientras otros sostienen que tendría que ejercer su influencia sobre la Fundación y destituir a sus actuales responsables. Pero unos y otros saben que el líder del partido no se enfrentará a Aznar ni creará un conflicto a cuenta de este asunto y sospechan que seguirá distanciándose de la fundación.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS