El primo también hace canastas

Airon Wallace Socías, familiar y «mejor amigo» de Will McDonald e hijo menor de la cantante Ángela Carrasco, participa estos días en la pretemporada del filial baskonista

D. GONZÁLEZ| VITORIA
Airon apura la recta final de su recuperación con el propósito de enrolarse en un equipo profesional. / JESÙS ANDRADE/
Airon apura la recta final de su recuperación con el propósito de enrolarse en un equipo profesional. / JESÙS ANDRADE

Apenas guarda parecido físico con su primo segundo, Will McDonald. En cambio, al primer vistazo, su cara delata rasgos calcados a su madre, mucho más famosa en la península gracias su participación en 'Jesucristo Superstar' con Camilo Sesto y por sus discos, trufados de sones tropicales y romanticismo. ¿Aún no la sitúan? Pues nada menos que Ángela Carrasco, super popular en los setenta y ochenta. Quien exhibe tan conocidas raíces responde al nombre de Airon Wallace Socías. Estadounidense de origen dominicano y propietario a su vez de la nacionalidad española. Resumen perfecto de su ajetreada vida. Con 23 años ha vivido a caballo entre estos tres países. Siempre nómada. Miami, Santo Domingo, Madrid... Su última peripecia le ha situado en Vitoria donde, gracias a la mediación del pívot azulgrana, se ejercita con el filial baskonista, el Euskotran de Primera División Nacional.

A las órdenes de David Gil, apura su puesta a punto tras un año de barbecho forzoso a causa de una lesión de rodilla. «Gané mucho peso en este tiempo, ahora estoy en 220 libras (99 kilogramos) y debo bajar un mínimo de diez kilos pronto», desgrana en un sedoso castellano. ¿A qué tal celeridad? Socías, escolta de 1,90 metros, quiere adentrarse en el baloncesto profesional. Con experiencias en Londres y en Madrid, donde ganó el primer Mundialiato de baloncesto con el combinado dominicano, sueña con emular a su primo Will, «mi mejor amigo». ¿Su autodefinición como jugador? «Si me das un metro te mato».

Confidente y escudero. Airon saca chispas a los días. Por las tardes tira del carro en las sesiones de un renovado Euskotran. «Es muy competitivo», le ensalza su preparador, David Gil. Un par de mañanas a la semana pone a prueba sus pulmones subiendo a la carrera hasta la cruz de Olárizu. «Jo, hasta ahora no he conseguido que ningún compañero se venga conmigo», se queja socarrón.

«Al cien por cien»

Tan espartano método esconde un fin. «Will me dice que o entras al cien por cien o mejor dejarlo». De ahí que combine las exigentes sesiones con una dieta más propia de una 'top model'. «Aunque, como a mi padre, me encanta el jamón, ahora sólo como ensalada y fruta. Cuando en la tele sale un anuncio de pizza me pongo malo», tercia sonriente.

Pero no todo iba a ser obligación. Sus compañeros de equipo le han 'adoptado' ahora que su famoso primo suda la gota gorda por Cabeza de Manzaneda. «El otro día me enseñaron el Casco Viejo. ¡Madre mía! Me encanta esta ciudad. Super tranquila durante el día y con mucha marcha a la noche».

Este nuevo baskonista -fue un seguidor más en el Buesa Arena durante la consecución de la segunda Liga- se ha convertido en la sombra de McDonald. En verano entrenaron juntos en el campus de la universidad South Florida, donde el pívot azulgran completó su etapa universitaria. «Me ha dicho que esta temporada quiere arrasar. Además está abriendo su juego y ha empezado a meter triples y todo».

No en vano, el pasado 11 de agosto, McDonald se presentó fino. «Quiere demostrar a España que todavía es uno de los mejores pívots de esta competición». Le ayudará a conseguirlo su primo Airon, el hijo de la cantante que sueña con vivir de la canasta.