Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Miranda

Miranda

La talla original y la réplica compartirán espacio esta semana en Santa María, y podrán ser visitadas por los mirandeses
31.08.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La Virgen de Altamira ya está en casa
La única que existe es que en la réplica la corona no es fija. / E.C.
Nervios, muchos nervios, era lo que se apreciaba entre los cofrades de Nuestra Señora de Altamira. Situación lógica porque se había previsto que la imagen de la patrona mirandesa llegara a la ciudad sobre el mediodía, y hubo que esperar hasta las 15.00 horas para comprobar que el viaje había llegado a buen fin. Pudieron respirar tranquilos porque la patrona mirandesa ya estaba en casa.
Al margen de que pudieran decir que el objetivo estaba cumplido, a nadie se le escapó la fidelidad de la réplica. «Ha quedado fantástica». La nueva talla, la que a partir de ahora dejará su hornacina en momentos puntuales para salir de la parroquia, «es igual, una preciosidad», reconocieron los cofrades que han visto colmado su sueño.
Sólo hay entre las dos imágenes una pequeña diferencia. Mínima, pero que va a ser muy significativa de cara al futuro dadas las posibilidades que va a ofrecer.
La talla que lleva presidiendo el altar mayor de Santa María desde hace 28 años se realizó de una sola pieza, incluida la corona. En la que acaba de realizar el artesano riojano, ese elemento simbólico de ornamentación puede quitarse. Y eso permitirá, «que en los días más solemnes podamos colocar la corona de plata que tiene y hasta ahora no ha podido lucir», apuntó Milagros Oquina.
Con historia
Sin duda esta posibilidad se hará realidad de modo inmediato, durante las próximas fiestas en su honor. Los integrantes de la Cofradía tienen mucha ilusión por mostrar a todos los mirandeses ese trabajo de orfebrería, y no por boato, sino porque la corona tiene una historia muy especial.
A mediados del siglo pasado se sucedieron las coronaciones de infinidad de vírgenes. Algo que no ocurrió con Nuestra Señora de Altamira, pero sí se diseñó y se hizo. Y para hacerla se contó con la colaboración de los ciudadanos. Una familia donó dos cuberterías de plata para que se fundiera, pero «como no llegaba, fueron los mirandeses los que dieron lo que tenían para poder hacerla». Explicó Oquina.
Esta acción demostró la devoción que en aquel entonces se tenía por la patrona y «ahora va a llegar el momento de que sus devotos o, simplemente admiradores puedan contemplarla».
Durante toda esta semana las dos imágenes compartirán espacio en Santa María. Ninguna ocupará su particular hornacina porque «queremos que los mirandeses vean la fidelidad de la talla original y su réplica». Después, cada una ocupará un altar.
En cualquier caso, hoy mismo, a las 20.30 horas, será el tradicional Rosario de la Aurora, y en él procesionará la nueva virgen que permitirá proteger a la original.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS